Internacional

ACNUR pide a la comunidad internacional que acoja a 480.000 refugiados sirios

ACNUR insta a la comunidad internacional a ofrecer plazas de reubicación en un tercer país al 10 por ciento de los refugiados registrados en la región, es decir 480.000, lo que representaría un gran avance con respecto a las 170.000 ofrecidas hasta ahora.

GINEBRA.  La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) pide a la comunidad internacional que ofrezca al menos 480.000 plazas para reubicar a sirios que huyeron de la guerra en su país y que sobreviven en las naciones colindantes a Siria.

Esa es la solicitud que hace la organización humanitaria cuando se cumplen cinco años del inicio de un conflicto que ha causado 4,8 millones de refugiados en los países limítrofes y otros 6,6 millones de desplazados en el interior de su país.

ACNUR insta a la comunidad internacional a ofrecer plazas de reubicación en un tercer país al 10 por ciento de los refugiados registrados en la región, es decir 480.000, lo que representaría un gran avance con respecto a las 170.000 ofrecidas hasta ahora.

“Una tragedia de este nivel precisa de solidaridad más allá del dinero. En pocas palabras, necesitamos más países que compartan la carga al aceptar un número mayor de refugiados de lo que se ha convertido en la mayor crisis de desplazamiento de una generación”, dijo, citado en un comunicado, el alto comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi.

El 30 de marzo tendrá lugar en Ginebra una reunión de alto nivel dedicada exclusivamente a la reubicación de refugiados, tras la llevada a cabo el pasado 4 de febrero en Londres en la que el objetivo era recaudar dinero para las operaciones humanitarias.

“La reunión del 30 de marzo será una oportunidad para los gobiernos y las comunidades de concretar su apoyo a los sirios”, afirmó Grandi.

El alto comisionado recordó que la guerra en Siria ha causado el mayor desplazamiento de nuestros tiempos y, sin embargo, en lugar de ampliarse la solidaridad “crecen los obstáculos”.

Grandi recordó que si bien actualmente cabe la esperanza con el cese de las hostilidades en vigor, la entrada de ayuda humanitaria y el inicio de las negociaciones de paz, al mismo tiempo los países limítrofes están cerrando las fronteras ante la imposibilidad de acoger a más refugiados.

“Muchos están tomando el peligroso camino del mar y otros buscan peligrosas estrategias de supervivencia como el trabajo infantil, el matrimonio temprano o la explotación sexual”, alertó Grandi.

“Más allá de la región, varios países europeos han impuesto restricciones de entrada, lo que ha provocado que Grecia deba acoger a decenas de miles de refugiados, mientras la Unión Europea está negociando con Turquía un acuerdo que podría potencialmente expulsar a los solicitantes de asilo”, denunció el representante de ACNUR.

Ante esta situación, Grandi pidió solidaridad y humanidad.

“Estamos en una encrucijada al cumplirse otro hito en la guerra de Siria: si el mundo no consigue trabajar conjuntamente a causa de intereses de corto plazo y falta de valentía, miraremos atrás y nos arrepentiremos de esta oportunidad perdida de actuar con solidaridad y humanidad compartida”, concluyó Grandi. (Efe/ La Nación)