Internacional

Acnur denuncia el olvido de los desplazados internos en Colombia

No obstante, matizó que “no solamente son (la guerrilla de) las FARC las que causan desplazamientos forzados”.

BOGOTÁ. El representante en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Martin Gottwald, denunció hoy la falta de voluntad política del Gobierno colombiano y de una estrategia integral para incorporar a los desplazados por el conflicto armado interno.

Con motivo del informe anual publicado por este organismo de la ONU sobre la población refugiada en el mundo, el representante aclaró que si bien “en los últimos años las cifras de desplazamiento interno han bajado sistemáticamente”, aún siguen siendo muy altas.

“Es muy prematuro decir que el desplazamiento forzado se ha acabado en Colombia, porque siguen las violaciones de derechos humanos”, añadió.

Colombia sumó 137.000 desplazados internos más en 2014 y se sitúa, con más de 6 millones, como el segundo país del mundo con mayor número de población en esta situación dentro de sus fronteras, después de Siria, con 7,6 millones, señala el documento divulgado hoy por el organismo en Ginebra.

Gottwald sostuvo en un entrevista con Efe que el Gobierno “no ha hecho lo suficiente para reintegrar a esas personas” y pidió una política y una estrategia pública integral que los incorpore de pleno derecho en la sociedad.

No obstante, matizó que “no solamente son (la guerrilla de) las FARC las que causan desplazamientos forzados”.

“Por los menos, el 40 % de las violaciones de los derechos humanos son cometidos por nuevos grupos irregulares armados”, puntualizó en referencia a las bandas criminales de origen paramilitar.

La cifra de desplazados podría ser mayor, ya que muchas personas no se inscriben porque estas bandas criminales “por detrás les dicen que si se registran les van a matar”, agregó.

Según datos de Acnur, más del 50 % de los desplazados internos se encuentran en los barrios marginales de 25 ciudades en Colombia.

El funcionario lamentó que el Gobierno no considere a estas barriadas como una prioridad en el Plan Nacional de Desarrollo recientemente aprobado, pues la estrategia está enfocada en las áreas rurales en las que operan las FARC o el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

En opinión de Gottwald, las negociaciones de paz entre el Gobierno y las FARC en La Habana “no necesariamente están discutiendo todo lo que se tendría que discutir” pues el sistema de reparación de las víctimas, en la práctica, muchas veces se enfoca en la compensación económica.

“Básicamente yo te doy a ti un cheque de un millón de pesos por la masacre que has sufrido hace diez años y ahí ya se acabó todo. Eso no es una solución duradera”, manifestó.

Gottwald alerta del peligro que supone dejar de lado a los desplazados que viven en una constante crisis humanitaria y de la “falta de perspectivas de soluciones duraderas” .

“En las afueras de Quibdó (capital del departamento de Chocó, este de Colombia) hay unas 20 comunidades indígenas que están desplazados desde hace más de diez años y tienen las mismas necesidades humanitarias como si hubieran salido ayer de emergencia de su pueblo de origen”, explicó.

Según datos de la Contraloría (tribunal de cuentas), el 80 % de los desplazados internos está por debajo de la línea de pobreza y el 35 % de ellos vive en la indigencia.

El funcionario advirtió de que si no se toman soluciones sostenibles para los desplazados, el país “tiene que contemplar el riesgo de no asegurar la paz a largo plazo por la falta de reintegración de estas poblaciones”. (Efe/La Nación)