Opinión

Aclaración necesaria…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Muchas personas han mal interpretado las declaraciones del Presidente Lasso, cuando expresó en la posesión de los nuevos ministros, que prefería gobernar con ingenuos que con expertos políticos, vinculados a toda la trama de corrupción de la República, y de los operadores políticos vinculándolos a los hombres del maletín, a los encargados de entregar cuotas políticas en el gobierno, hospitales, contratos en Petroecuador, eléctricas, etcétera…

Ser experto en Política, esto es adquirir conocimiento desde la academia, aprender y especializarse en las ciencias políticas como profesión, jamás puede ser considerado ni vincularse a los parásitos y vividores que medran de la gestión y del quehacer público, cómo medio de existencia y forma de enriquecerse de manera incluso dolosa, y ahí los vemos en todos los gobiernos vendiendo sus conocimientos ilegítimos y experiencias de cómo obtener prebendas, contratos, comisiones, negociados y son los expertos en contactar con los contratistas, tienen un listado de proveedores, son súper sociales, se venden como millonarios, tienen relojes de marca en especial Rolex de oro, auto Porsche, BMW, Mercedes Benz, yates, socios del club de La Unión, son miembros del Rotary club, viven en Cumbayá, Mocolí, departamentos en Miami, Salinas, es decir, son una joyas del glamour, súper finos y de buen vivir…

A esa gentuza despreciable y parasitaria, es que el Presidente se ha referido como los expertos políticos, jamás para aquellos ciudadanos que tenemos formación académica, que tenemos a la política como una actividad de servicio, como la ciencia que tiene por objeto al hombre para garantizarle su bienestar y desarrollo, que como actividad es la ciencia que se propone por la fuerza basada en el derecho, la concordia Interior y la defensa exterior, que es el arte de lo posible dentro de lo debido, es decir que reclama de sus actores y operadores una ética como base fundamental de su esencia y sustancia, honestidad, capacidad, idoneidad, intuición, memoria, diálogo, etcétera..

A esos conocimientos teóricos apoyarlos con otra carrera como la de administración pública, conforman el matrimonio perfecto para tener una sólida y muy buena clase dirigente política, muy de lejos de esos politiqueros que creen que porque han sido candidatos y son populares, o porque pueden emitir con audacia sus opiniones por algunos medios también integrados no por periodistas o comunicadores titulados en la academia, configuran una asociación perfecta entre vividores, corruptos y farsantes, salvo honrosas excepciones en el ámbito radial…

El que lleva un maletín de dinero para sobornar a un asambleísta, no es un operador político, es simplemente un mandadero o asistente de un gobernante corrupto que necesita sobrevivir a como dé lugar, ejerciendo el poder. Es decir, el mandadero es un uber de alguien más podrido y corrupto que ejerce la presidencia, algún ministerio, gerencia de algún sector eléctrico, petróleo, telefonías, etcétera

A esos presidentes delincuentes, débiles y corruptores, debemos enfocar nuestra lucha, porqué si el presidente da ejemplo de honestidad y liderazgo, los ministros y demás funcionarios incluidos los asambleístas, tendrían que cuidarse mucho porqué saben que se exponen a duras sanciones y escarnios públicos…

Así que el presidente Lasso ha anunciado que iniciará una campaña contra la corrupción y los corruptos, jamás contra aquellos que como conocimiento y ciencia tenemos a la política como el arte mayor de las demás ciencias y artes prácticas, porqué la política les da sus principios, las controla en su ejecución y las utiliza para sus fines, esto es el BIEN COMÚN.

Semper Fi.