Opinión

ACERTADO CAMBIO.

Antonio Aguirre Medina/ Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Todo cae por su propio peso. El cambio de Ministro de Defensa Nacional se esperaba desde hace algunos días, fue un hecho irrefutable la indefinida actitud frente al momento actual  de quien fuera durante el gobierno del Dr. Yamil Mahuad, Comandante General de la Armada Nacional que según se conocía por informaciones de inteligencia y seguridad de aquella época, junto con el Dr. Gustavo Noboa, Ab. Jaime Nebot y otros altos miembros del Partido Social Cristiano que luego fueron ministros de Estado y altos funcionarios del traidor principal, tenían listo el golpe aprovechando la declaratoria del feriado bancario y la confusión por la bendita salvación de la inamovible dolarización.

Prohibido olvidar que, desde antes del golpe, el sucesor desde algunos días atrás ya tenía su discurso de posesión en el bolsillo interno de su solapa. Se encontraba en Guayaquil y fue transportado a Quito en un avión facilitado por la Armada Nacional para formalizar legalmente el golpe.

Luego de algo más de veinte años posiblemente intentaban repetir la historia, pero gracias, seguramente a nuevas informaciones de seguridad e inteligencia se habrá logrado abortar otro posible golpe, en el que también intervendría el innombrable demente prófugo de la justicia que no oculta su desesperación por lograr a como dé lugar un indulto o amnistía para regresar por lo que no se pudo llevar.

Tengan la seguridad que el nuevo ministro de Defensa Nacional General, Luis Hernández, no dudará en solicitar al presidente Guillermo Lasso la imposición de la LEY MARCIAL para combatir el implacable aumento delincuencial que se ha tomado todo el país por asalto.

Otro cambio que la ciudadanía exige con extremada urgencia es en el Ministerio de Gobierno, que pese a sus buenas intenciones y su excelente preparación con la ministra Alexandra Vela, todavía no logra dar pie con bola.