Opinión

Abusos en Guatemala

Nicole Osuna

cno463@mail.missouri.edu

@nicoleeosuna

El fin de semana pasado, el diario estadounidense The New York Times, sacó en portada la historia de dos mujeres mayas guatemaltecas que sufrieron abusos por parte de empresas mineras subsidiarias canadienses. Ambas viven en comunidades pequeñas aisladas en las montañas de Guatemala.

Una de ellas fue desterrada de su propio terreno a manos de los trabajadores de la compañía Hudbay Mineral Inc. y también fue violada por un grupo de trabajadores de la empresa. Tras los incidentes, ella decidió presentar su denuncia en cortes canadienses dada la ineficiencia del sistema judicial en su país.

Ahora, el caso ha puesto la atención sobre el tema de cómo manejan empresas multinacionales sus operaciones en otros países, especialmente aquellos con escasos recursos. El caso mencionado anteriormente no ha sido el primero ni el último de abusos hacia comunidades locales.

Aparentemente, las empresas pertenecientes a la industria minera, petrolera y de gas tienen un largo historial de abusos de derechos humanos, operaciones mal realizadas, daño al medio ambiente, entre otras cosas, en sus operaciones en el extranjero.

Por el momento, el caso está causando un revuelo en la industria minera canadiense. Soluciones para corregir la serie de abusos a manos de empresas canadienses se están debatiendo. El impacto en otros países aún está por verse.

Sin menospreciar la gravedad del tema en cuestión, leer sobre el caso de ambas mujeres resultó ser un respiro tras semanas de portadas en el diario enfocadas en las elecciones americanas y, muy en particular, en Donald Trump.

Historias como ésta constituyen la verdadera esencia de lo que es el buen Periodismo. El reportaje detallado de los incidentes más el seguimiento del caso y cómo se ha ido desenvolviendo en las cortes canadienses cumple la función primordial del Periodismo que es la de servir al público.

Reportajes como este recuerdan a los lectores, por qué el New York Times ha sido y continúa siendo un diario de referencia no solo en Estados Unidos sino en el mundo entero. Periodismo no es vender diarios, no es ser un medio exclusivo para anuncios publicitarios ni un portavoz de candidatos presidenciales. Periodismo es servir a los lectores con historias de profundidad sobre temas que conciernen a la sociedad.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.