Opinión

Abucheos e insultos…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

La incontinencia verbal manifestada en las redes, por audios en que se escuchan ciertos silbidos y algunas voces disonantes en el acto masivo en que se posesionó a Gustavo Petro como Presidente de Colombia, resulta un grito de júbilo para esos colectivos de infelices, frustrados por qué sus líderes hubieran querido se les levante las legítimas condenas impuestas a sus fechorías y actos de corrupción, se los declare perseguidos políticos y continúen los narcopolíticos gobernando no solo al Ecuador, sino a toda América Latina, como los principales proveedores de droga del mundo.

Ya veremos si el júbilo que los seguidores de Petro sienten ahora, luego de cien días de mandato se mantiene, y los problemas que tendrá que liderar el nuevo mandatario, no romperá esa cultura de paz que el anuncia impondrá para frenar la violencia que, por más de sesenta años, tiene sumida a toda Colombia entre la violencia y las guerras internas…

Que hay errores y se persiste en mirar hacia otro lado, le está resultando al Presidente Lasso una posición insostenible, con la ratificación de la asamblea en que entre en vigencia la Ley de uso progresivo de la Fuerza, sin los cambios que el veto parcial que impuso el Ejecutivo, ratifica no sólo que no tiene mayoría, es además clarísimo que ahora existen las dos terceras partes para su enjuiciamiento y posible destitución, y el pretexto podría encontrar sus razones en las mesas de negociación que mantienen con las organizaciones indígenas.

Lasso camina sobre fuegos, disparos, corrupción y mucha traición de su propio círculo de vividores y supuestos amigos, que ya estamos viendo que esa amistad era solo para meterse algunos millones de dólares a sus bolsillos, así como algunos contratos petroleros, eléctricos, de telefonía, minas, etcétera…

El presidente no tiene quien escriba a su favor, el presidente está sólo, el presidente puede caer…

Semper Fi.