Deportes

Abreu sí apoya el trabajo de Juan Ramón Silva

El uruguayo quiere una semana perfecta: marcar otros dos goles que ayuden al equipo ‘oriental’ en el pulso con Independiente del Valle por la Liga.

QUITO. “Las críticas me incomodan, hay que valorar lo que los dirigentes han hecho para llegar a la Serie A del fútbol ecuatoriano. Hoy estamos a un punto de salir de la zona del descenso, hoy hay que sumar de cualquier manera”, admitió el delantero uruguayo de Sociedad Deportiva Aucas, Sebastián ‘Loco’ Abreu.

El delantero de 38 años, que el año pasado se convirtió en el sétimo goleador activo en todo el mundo con 350 goles. Tras el retiro de Juan Román Riquelme en este 2015, Abreu pasó a ser el jugador activo con más goles en la historia de la Copa Libertadores de América, resaltó el trabajo de su compatriota Juan Ramón Silva.

El profesional argumentando que la memoria de los hinchas muchas veces es frágil y que van en buen camino para recuperarse en la tabla de posiciones. “Hay poca memoria para las cosas buenas, costó muchísimo llegar a primera y ya pedían la cabeza del entrenador en las primeras fechas. Mucho tiempo fuera de jugar en primera genera que la transición en el equipo cueste”, declaró.

Sebastián arrancó su carrera como futbolista en el Defensor Sporting en 1994 y un año después fue campeón jugando además su primera Copa Libertadores, dijo que “fue un desafío llegar al equipo, decidí ir al Aucas porque me sentía muy bien y porque me necesitaban. Me han recibido muy bien y no sólo los hinchas del Aucas. Lo he valorado y lo estoy disfrutando. No me puedo quejar”, sumó el Loco, recordando su arribo a las filas del Ídolo Capitalino.

El delantero uruguayo, pese a que no convirtió goles ante Emelec, se ha convertido en pieza clave para su equipo, el Aucas, y por eso resaltó que “acá los defensas son fuertes, pero leales cuando entran a chocar. Estoy con hielo por todos lados, utilizo protector bucal por los codazos de los defensas y también para las fatigas musculares”, se sinceró el ex seleccionado charrúa.

A su vez, el futbolista destacó que “Ramiro Gordón respeta el trabajo, valora lo que hace el equipo. Acá no vamos de joda, siempre está cerca del grupo. Uno se preocupa de cuidar la profesión, de ser un buen profesional”. (DO/La Nación)