Ciencia

¿A qué se debe la visión borrosa y cómo tratarla?

Es bueno pasar un tiempo en ambientes rurales o naturales, como puede ser el campo o la playa, de esta manera, podrás trabajar la amplitud de campo de los ojos.

ESPAÑA. Miles de personas a diario sufren de visión borrosa o difusa, un trastorno que tiene muchas causas y que no hay que dejar de lado.

Sobre todo en el caso de que este problema esté acompañado por dolores de cabeza, mareos, cansancio y náuseas, es preciso comprender qué lo ocasiona y cómo evitarlo.

Los objetos se ven mal, no distingues a las personas (mayormente los rostros), tienes problemas para leer o sientes que las letras se mueven en el ordenador o libro, quizás es bueno que consultes a un especialista. En este artículo encontrarás algunos datos sobre la visión borrosa, a qué se debe y cómo tratarla.

Astigmatismo y miopía: La primera es una enfermedad que acorta la visión de cerca. Y la segunda, limita la de lejos. Además de ver borroso, distorsionan el campo visual.

Cataratas: Son más frecuentes en las personas mayores de 60 años y a veces carecen de síntomas. En otros casos, provoca opacidad corneal, visión borrosa, sensibilidad a la luz, halo de luz, visión doble y difuminación progresiva de la visión.

Diabetes: Uno de los muchos síntomas de los desequilibrios de los niveles de azúcar en sangre puede ser la visión borrosa. Hay que prestar atención en el caso de sufrir esta enfermedad porque la falta de cuidado deriva en problemas más serios en la visión, incluyendo hasta la ceguera.

Enfermedad de Graves: La pérdida de peso y el aumento del apetito, la frecuencia cardíaca rápida, la presión arterial elevada, los temblores y la visión borrosa son los síntomas más notorios de esta patología que afecta a la glándula tiroides.

Esclerosis múltiple: Esta enfermedad neurodegenerativa trae como consecuencia muchos problemas en la visión, entre ellos ver borroso. También ocasiona problemas para el control de orina, cambios en la sensibilidad, etc.

Hipoglucemia: Que bajen los niveles de azúcar en sangre de manera brusca nos puede causar no solo visión borrosa, sino también otro tipo de alteraciones visuales, confusión, visión doble, convulsiones, pérdida de la conciencia, ansiedad, palpitaciones e inestabilidad.

Migraña: Cuando duele demasiado la cabeza, debido a un problema muscular o neuronal la visión borrosa es un síntoma muy frecuente. Otras señales son náuseas, sensibilidad a la luz, dolor en los ojos y vómitos. Las cefaleas pueden tener signos similares.

Presión arterial elevada y glaucoma: Tanto si padecemos de hipertensión como de presión a la vista (glaucoma), podemos tener problemas para ver bien. Además, ambos generan problemas adicionales como pueden ser desmayos, pérdida de la visión total o parcial, taquicardias, etc.

La hipertensión es uno de los peores enemigos para tus ojos, porque los desgasta. Si tienes tensión ocular también es bueno que te tranquilices un poco. Trabaja en tus enojos y ansiedad, para que no te ocasionen demasiados problemas. (Internet/ La Nación)