Opinión

A propósito de la inseguridad…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Definitivamente está excesivamente comprobado, que como está estructurada la fuerza pública, y en especial la Policía Nacional, los resultados en combatir al hampa y el crimen organizado, cada vez más será menos eficiente y eficaz en lograr sus objetivos de darnos paz y seguridad.

No puede seguir funcionando la Policía Nacional, con esa obesa, inflexible y piramidal estructura, como si fuera una Fuerza armada, con los mismos escalafones, cuarteles, logística, casi la misma Ley constitutiva, sistema creado para otras circunstancias y realidades…

La Policía debe funcionar bajo otro sistema y estructura, que responda a las necesidades de cada sector, provincia y región. Debe ser flexible para responder a las diferentes amenazas, altamente profesional, ágil, capacitada, y vigilada por asuntos internos para evitar su contaminación y corrupción, entre otros factores…

Decía ayer el Ministro del Interior Carrillo, que el tema de la inseguridad no debería ser un tema electoral, y que los candidatos no deberían tocarlo en sus campañas políticas, cuando todo lo contrario, este tema debe ser central en el debate electoral, porque deben ser los Gobiernos descentralizados, los que asuman el control de cada municipio, cada provincia de la policía como su prioridad en la agenda a debatir….

Además, este debería ser otro tema prioritario en la consulta popular que se anuncia. La desconcentración de la policía nacional bajo este nuevo esquema, al menos en las provincias más grandes y pobladas, con mayores índices de violencia y criminalidad, para actuar de manera técnica, profesional y oportuna en contra de todas aquellas amenazas que afecten la seguridad, la paz y el orden…

Los resultados de la gestión del ministro Carrillo, ciudadano con una vasta experiencia en temas de inseguridad, análisis de situaciones, estrategias, operaciones, son evidentes, no logra (y lo digo con todo respeto y consideración, sin carga o prejuicio de cualquier tipo), obtener triunfos en contra las estructuras criminales, en esta lucha en contra de la inseguridad, por más colaboración incluida las fuerzas armadas, no para el crimen y la violencia, la lucha por territorios entre los narcoterroristas, y esa denuncia de los narcos generales es sin duda alguna, la peor definición que tiene que ver con la descomposición interna de la Policía Nacional, y eso es lo que muchos irresponsables por decir lo menos, no quieren sanear y combatir…

Estamos combatiendo al crimen organizado con una estructura obsoleta, contaminada y sin liderazgo, entre otros factores, y ésta lamentablemente es la narrativa que se elude en el debate del gobierno, quizás por ignorancia, temor, intereses creados, o por cualquier otra razón, pero al final del día, los mafiosos, bandidos y criminales, amplían su influencia y dominación y nos secuestran, dominan y asesinan…

Hago este llamado a los líderes de todas los segmentos y tendencias, a la academia, los pensadores, asambleístas, y a los mismos oficiales de policías y fuerzas armadas, a debatir y poner el dedo en la llaga, y ACTUAR, cada día la cosa se pone peor, y no podemos seguir bajo el mando y la dirección de personas que tienen protervos y mezquinos intereses, o que actúan inclusive como quinta columna o espías de las estructuras criminales, porque así resulta en la realidad, cuando vemos la ineficacia en los hechos, a pesar de que nos digan que han hecho millones de operativos con resultados vergonzosos, con cero capturas de los líderes y jefes criminales, capturas de drogas, pero siguen ingresando y saliendo como si fuera el Ecuador puerto libre, las drogas y otras sustancias sujetas a fiscalización, como les encanta decir a los policías, por los ejes de inteligencia y de interceptación…

La patria demanda de su héroes, acciones inteligentes y profesionales, no que mueran estúpidamente, porque no existió inteligencia, estudio de la situación, y se los envió a la boca del lobo, a morir estúpidamente. A esos mandos irresponsables habría que enjuiciarlos por irresponsables, torpes, INEPTOS y traidores a la patria y a su institución.

 

Semper Fi.