Actualidad

A pocas horas de qué Usaid cierre sus puertas en Ecuador.

La salida de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por su sigla en inglés), se daría por la falta de un nuevo convenio.

QUITO. “La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) cierra su oficina en Ecuador  tras 53 años de amistad y cooperación”, señaló un comunicado difundido por la Embajada estadounidense en Quito.

En diciembre pasado, el Gobierno de Ecuador anunció que la cooperación con esta agencia quedaba congelada hasta no firmar un nuevo convenio bilateral sobre la materia.

La Cancillería ecuatoriana dijo entonces que la falta de un nuevo acuerdo bilateral sobre el programa de cooperación entre ambos gobiernos, impedía la ejecución de nuevos proyectos por parte de la Agencia.

La Usaid, indicó que desde 1961 ha invertido más de 800 millones de dólares en proyectos dirigidos a ofrecer a los ecuatorianos “mayores oportunidades económicas”.

Así mismo, la agencia señaló que su trabajo se ha dirigido a la “conservación de la biodiversidad, lucha contra el cambio climático, construcción de obras de infraestructura, fomento de la participación cívica y la inclusión social, servicios de salud, educación, vivienda y prevención y mitigación en caso de desastres, entre otros”.

Usaid agradeció “la cooperación y el arduo trabajo de sus socios y amigos ecuatorianos” y destacó su trabajo con instituciones públicas y privadas, fundaciones, productores, microempresarios, indígenas y universidades, “en coordinación con el Gobierno ecuatoriano y en línea con sus prioridades de desarrollo”.

Finalmente, la Usaid señala que dejará “plasmadas su historia y experiencias en dos páginas web que seguirán activas en el futuro”.

El Gobierno ecuatoriano, dirigido por el presidente izquierdista Rafael Correa, ha señalado que la salida de la Usaid no tendría porqué afectar las relaciones bilaterales.

Cuando se anunció la congelación de la cooperación de la agencia estadounidense, Correa dijo que su país no aceptará “ser colonia de nadie” y aseguró que Ecuador ya no necesitaba el tipo de cooperación que brindaba la Usaid. (Efe/La Nación)