Economía

A partir de hoy, empieza a regir el uso del Dinero Electrónico

Permitirá realizar pagos en dólares, mediante el celular, sin necesidad de tener internet, ni cuenta bancaria.

Desde las 06:00 de hoy comienza a rige a nivel nacional el uso del Dinero Electrónico, iniciativa del Banco Central del Ecuador (BCE), que será de uso voluntario para la ciudadanía, es decir, no es obligatorio.

El dinero electrónico es un sistema que permitirá realizar pagos, transferencias y compra –en moneda fraccionarios- utilizando el sistema de mensajería desde cualquier teléfono celular, tras firmar un Acuerdo de Conexión con la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), el pasado 29 de mayo de 2014, para que los usuarios de esta telefónica tengan la opción voluntaria de enviar y recibir pagos con dinero electrónico a través del celular.

El 7 de agosto, la entidad financiera y la Telefónica Movistar suscribieron el Acuerdo; y, el 25 de septiembre con Claro. Con este convenio las tres operadoras están interconectadas a la plataforma de dinero electrónico, y una vez que el sistema entre en operación, todos los usuarios en el Ecuador podrán usar este medio de pago.

En un boletín, el BCE señala que este dinero “tiene mayores ventajas y menos costos para el público”, afirma un comunicado del Banco Central.

Puntualiza que no es una moneda diferente al dólar, el dinero electrónico es un instrumento diseñado para funcionar bajo dolarización y respaldar este esquema monetario. Permitirá realizar pagos en dólares mediante celulares, sin necesidad de tener internet, ni cuenta en un ente financiero.

El dinero electrónico funcionará como la moneda fraccionaria en circulación que se usa hoy y podrá ser canjeado en todo momento por dinero físico. Esta especie electrónica de dinero se entregará solo a petición del usuario contra canje de dólares físicos y estará 100% respaldada con activos del BCE, asegura el boletín.

 

Entre los argumentos del Banco para el uso del dinero electrónico es que se trata de un medio de pago más rápido, seguro, higiénico y barato, y con mayor cobertura en zonas alejadas donde no hay entidades financieras. Permitirá realizar pagos sin formar hileras ni ir a ventanillas.

Evitará cambiar billetes por monedas, ya que se puede pagar el precio exacto con precisión de hasta un centavo. Es dinero seguro, está protegido por un sistema de seguridad con claves personales.

Cabe resaltar, que la Junta Reguladora Financiera, máximo órgano de control del sistema financiero, aprobó el 6 de noviembre del 2014, los costos para los servicios de pago del sistema de dinero electrónico y durante ese tiempo estuvo como un plan piloto.  (DO/La Nación)