Economía

A partir de enero se desmontarán las sobretasas de 2.964 partidas arancelarias

Entre marzo y octubre se recaudaron casi $ 624 millones por salvaguardias por balanza de pagos, según cifras del Senae.

QUITO. Con el fin de desincentivar las importaciones y fortalecer a la industria local, en junio de 2016 terminará la vigencia de las sobretasas de 2.964 partidas arancelarias con porcentajes entre el 5% y 45%. Desde enero de 2016, las salvaguardas disminuirán en 5 puntos porcentuales.

Al respecto, Oswaldo Lanzáduri, presidente de la Asociación de Ensambladoras de Motos, le indica a diario El Telégrafo que ve con satisfacción que inicie el desmontaje de la medida y concuerda en que los precios bajen una vez que esta finalice. Aunque sostiene que “el mercado se demora en asimilar los cambios y por lo tanto, en la medida que las empresas mantienen inventarios con financiamientos contraídos para adquirir mercadería, probablemente lo que pueda pasar es que los precios no les sigan al mismo tiempo a las salvaguardias. Lo que sí sucederá es que eventualmente los precios tendrán que caer”, dijo el empresario.

Los insumos para ensamblaje de motocicletas gravan una tasa de 25%, al igual que la cerámica y partes de televisores. Según el cronograma emitido por la OMC, el retiro gradual en este nivel de sobretasa iniciará en abril con el 16,7%.

“Lo que haríamos es balance entre el producto con salvaguardia y el nuevo, que vendría más barato, y sacar promociones, algo atractivo para atraer la atención del consumidor”, dijo Edy Castillo, presidente de la Asociación de Distribuidores de Licores en Quito, quien estima que el sector tendrá que definir estrategias de venta para terminar el inventario de productos adquiridos con sobretasa y recuperar la inversión.

Por otra parte, el vicepresidente de la República, Jorge Glas, aclaró en el enlace ciudadano del 28 de noviembre, que debido a que países vecinos, como Colombia, devaluaron su moneda hasta un 60% “ficticiamente nos volvimos más costosos respecto a la producción de países vecinos” y enfatizó que el Gobierno adoptó esta herramienta con el objetivo de “proteger la producción nacional para causar una desviación de consumo de productos que tenían sustituto nacional o productos de larga duración”.

Cabe recalcar que uno de los mecanismos que se implementarán a través de la Superintendencia de Control del Poder de Mercado (SCPM), es la verificación del correcto comportamiento de los empresarios y garantizar que no haya una competencia desleal.

Para ello cuenta con 3.000 comités ciudadanos, integrados por voluntarios capacitados por la entidad, cuya tarea no se limita a supervisar precios, sino a revisar cuando haya alzas, y comprobar la inclusión en percha de grandes cadenas comerciales de productos de la economía popular y solidaria. (VCV/La Nación)