Ciencia

A más orgasmos, menos probabilidad de cáncer de próstata

Una investigación en Harvard concluyó que quienes eyaculaban al menos 21 veces al mes reducían su riesgo de cáncer de próstata un 20%.

EE.UU. Que el sexo tiene innumerables ventajas para la salud es algo probado. Un estudio reciente realizado por científicos de la Universidad de Harvard (y corroborado por la Asociación Americana de Urología) ha demostrado que los hombres que eyaculan con regularidad reducen el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Sería, por tanto, “el primer hecho fisiológico que podría modificar esta enfermedad”, comenta Natalio Cruz, coordinador del grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU). Desde Eroski Consumer se hace un repaso por los detalles de la investigación y las conclusiones de la misma.

En el estudio de la Universidad de Harvard que ha derivado en esta conclusión participaron 31.925 hombres con edades comprendidas entre los 20 y 49 años a quienes se les realizó un seguimiento durante 18 años.

La investigación concluyó que quienes eyaculaban al menos 21 veces al mes reducían su riesgo de cáncer de próstata un 20% comparado con los hombres que eyaculaban cuatro o siete veces al mes. De los cerca de 32.000 participantes, 3.839 desarrollaron un cáncer y 384 de los casos fueron letales.

A partir de los datos de su estudio, los investigadores han elaborado una teoría sobre cuál podría ser el nexo de unión entre el orgasmo y el cáncer de próstata. Apuntan a ciertas hormonas que estarían implicadas: la oxitocina y la DHEA, que se liberan durante la eyaculación. La primera tiene el efecto de disminuir la presión arterial en las mujeres y reducir las enfermedades cardiovasculares.

La segunda se relaciona con un menor riesgo de cáncer de mama y cérvix y podría ser beneficiosa también para la próstata. También se afirma que ciertas sustancias químicas cancerosas se liberarían durante la eyaculación y, además, se permite que las células se renueven con la consecuencia de que las viejas no se terminen convirtiendo en cancerosas.

Los científicos aseguran que las cifras de este trabajo (casi 32.000 participantes) hacen de esta investigación y de sus conclusiones un hallazgo importante sobre la prevención del cáncer de próstata. Sin embargo, desde la Asociación Española de Urología, se quiere tomar “con cuidado” el estudio, ya que estos especialistas se muestran reticentes a que “un hecho fisiológico como el orgasmo pueda contribuir a modificar el pronóstico de la enfermedad”, comenta Natalio Cruz. Cáncer relacionado con otros factores Una de las teorías sobre el cáncer de próstata es que parece estar relacionado con “infecciones de repetición”, asegura el doctor Cruz.

Las infecciones estarían detrás de la inflamación que podría originar el cáncer de próstata. En este caso, para admitir la hipótesis de la eyaculación como factor que disminuye el cáncer, “tendríamos que asumir que el orgasmo evita la inflamación”, subraya el experto. (Internet/ La Nación)