Ciencia

A. Latina requiere soluciones para combatir embarazo adolescente

Las niñas que quedan embarazadas antes de los 18 años rara vez pueden ejercer sus derechos a la educación, la salud, la protección y a un nivel de vida adecuado y, adicionalmente, el riesgo de morir por causas relacionadas al embarazo.

PANAMÁ.  Latinoamérica debe concentrarse “en soluciones a largo plazo” para enfrentar el fenómeno del embarazo adolescente, que tiene entre sus principales causas la violencia sexual y la discriminación, afirmaron la organización Plan Internacional y Unicef.

 Ambos organismos presentaron  en Panamá una publicación que recoge las vivencias de las adolescente y “escucha las razones que conllevan” a su embarazo en edad temprana.

 Se trata del documento “Vivencias y relatos sobre el embarazo en adolescentes: Una aproximación a los factores culturales, sociales y emocionales”.

 La publicación “refleja las complejidades asociadas al embarazo adolescente y determina que entre los motivos por los que muchas adolescentes quedan embarazadas a tan corta edad está la falta de información, la falta de oportunidades, las expectativas sociales, y la violencia sexual”, indicó Plan en un comunicado.

 Para el director regional de Plan Internacional para América Latina, Tjipke Bergsma, el estudio “confirma lo que ya sabemos”, en referencia a las causas del embarazo adolescente, y lo que se necesita ahora es centrar el enfoque en la búsqueda de “soluciones a largo plazo”.

 Bergsma afirmó que la región debe abordar “a través de políticas públicas y acciones concretas problemas subyacentes”, entre los que mencionó la cultura machista, la desigualdad de género, las normas que perpetúan la violencia y la impunidad, y la pobreza que obliga a las niñas a tener relaciones sexuales con hombres mayores como estrategia de supervivencia.

 Según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) más del 22 % de las niñas latinoamericanas experimentan las relaciones sexuales antes de los 15 años, una de las tasas de iniciación sexual temprana más altas del mundo.

 En la región latinoamericana, una tercera parte de los embarazos corresponde a menores de 18 años, y “proyecciones recientes plantean que la tasa de fecundidad adolescente en América Latina será la más alta del mundo, y que se mantendrá estable durante el periodo 2020-2100”, indicaron Plan y la Unicef.

 El director Regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Bernt Aasen, expresó la preocupación del organismo “por las altas tasas de embarazo adolescente en la región”, aunque reconoció que la “mayoría de los países ha adoptado” planes y programas que buscan prevenirlo y también “asegurar que las madres puedan recibir atención médica adecuada y seguir sus estudios”. (Efe/ La Nación)