Ciencia

5G, una tecnología que se asemeja a la ciencia ficción

Tras varios años de lanzamiento de la tecnología móvil de cuarta generación (4G), la primera que cuenta con estándares internacionales unificados, el sector ya piensa para 2020 en el 5G, que hoy parece ciencia-ficción.

EE.UU. Más allá de los móviles con conexión a Internet, será una tecnología con velocidades y capacidades de gestión de tráfico de datos aún inimaginables, que podrían hacer posible desde interfaces y conversaciones con proyecciones holográficas en tres dimensiones a vivir entre millones de objetos cotidianos interconectados entre sí.

El debate sobre los futuros estándares técnicos y las exigencias tecnológicas necesarias para su puesta en marcha agita estos días en Shanghái el Foro Mundial de Banda Ancha Móvil 2014.

El encuentro, organizado por el gigante tecnológico privado chino Huawei, el segundo mayor productor mundial de equipos de telecomunicaciones, reúne este año a varios cientos de representantes de operadoras de telefonía, fabricantes, investigadores y académicos.

“A nuestros padres el 5G les parecerá una tecnología ubicua y sin interrupciones, que permitirá tener una interfaz con la que interactuar prácticamente con cualquier cosa”, explicó a un reducido grupo de periodistas Tong Wen, vicepresidente del centro de investigación y desarrollo de Huawei en Canadá, centrado en la 5G.

“Eso no significa solamente utilizar un pequeño aparato para entrar en Internet, y desde Internet hacerlo todo, como es el modelo que tenemos ahora mismo”, explicó: “Con el 5G tendremos conexión de banda ancha (a velocidades de gigabytes por segundo), pero con una interfaz que podría ser muy inversiva”.

La telefonía 5G, que se espera que empiece a ser habitual en nuestras vidas entre 2020 y 2030, permitiría aplicaciones como las que ya se están desarrollando en laboratorio: interfaces basadas en proyecciones holográficas mediante láser, una realidad virtual con la que sería posible interactuar y mantener conversaciones en 3D.

“Los surcoreanos tienen un programa nacional, que anunciarán en unos ocho años”, reveló, “por el que podrán ofrecer aparatos móviles que harán posible este tipo de proyecciones y de interconexión con las redes” de telefonía, que para entonces podrán gestionar unas mil veces más tráfico y a unas cien veces más rápido que hoy.

Aparte de estas “interacciones entre humanos”, la tecnología 5G también permitirá un grado sin precedentes de automatización de nuestra vida diaria, con interconexiones de máquina a máquina entre nuestros hogares, vehículos y objetos cotidianos, que podrán ser coordinados, o compartir datos entre sí, en nuestro beneficio.

Esto hará posible un futuro “Internet de las cosas” que permitirá eliminar la acción humana directa en todas estas operaciones, con incontables aplicaciones posibles, desde una gestión del tráfico urbano coordinada automáticamente por Internet a controles médicos sistemáticos del usuario.

El tamaño del mercado potencial podría ser, en la próxima década, de unos 100 millones de vehículos, 1.000 millones de hogares, 10.000 millones de instalaciones industriales y unas 100.000 de logística, vaticinan los estudios que maneja Tong: “este es el grado de conectabilidad que permitirá esta tecnología”, concluyó.(Internet/La Nación)