Actualidad

3 ciudadanos sentenciados por asesinato de expolicía en Guayaquil

La fiscal Noblecilla procesó a los tres ciudadanos por asesinato, según lo dispuesto en el artículo 140 numerales 2, 4, 5 y 6

QUITO. A 34 años 8 meses de pena privativa de libertad fueron sentenciados 3 ciudadanos por el asesinato del exservidor policial Whimper Ramos. La fiscal Blanca Noblecilla en la audiencia de juicio efectuada en la Unidad Judicial Albán Borja, la tarde del 13 de febrero del 2016, presentó a 12 testigos, entre peritos, agentes investigadores, familiares y personas que presenciaron el hecho.

Entre la prueba documental aportada por la Fiscalía constan los informes médico legal, de investigaciones y de balística, la inspección ocular técnica, el reconocimiento y reconstrucción de los hechos y el protocolo de autopsia.

A ello se sumó el informe correspondiente al reporte telefónico, consistente en llamadas entrantes, salientes y mensajes de texto de los celulares de los procesados: Robert A., Pedro S. y Jorge S.,

La fiscal Noblecilla procesó a los tres ciudadanos por asesinato, según lo dispuesto en el artículo 140 numerales 2, 4, 5 y 6 (que sancionan el delito con 26 años de prisión) y las agravantes del artículo 47 numeral 5 (participación de dos o más personas), por lo que la sentencia impuesta por los jueces aumentó en un tercio.

El Tribunal Penal conformado por los jueces Mónica Abad, Francisco Flores y Lenin Quiñonez, acogieron las pruebas presentadas por la Fiscalía y sentenciaron a los 3 ciudadanos. Además les impusieron una multa de 1.500 salarios (562.500 dólares) y 100.000 dólares a cada uno, como reparación a favor de los familiares de la víctima.

Whimper Ramos, ex agente policial, fue asesinado la noche del 23 de enero del 2016, cuando se encontraba departiendo con Jorge S. y Robert A., en las calles García Moreno y Padre Solano. En un descuido fue baleado por este último ciudadano quien le propinó tres disparos en diferentes partes del cuerpo, lo que le ocasionó la muerte de manera inmediata.

Investigaciones de la Policía Nacional pudieron determinar que el autor intelectual del asesinato fue Pedro S., amigo del occiso, quien planificó el hecho. Esto quedó demostrado en la audiencia de juicio, a través del reporte y reconocimiento de llamadas de los celulares de los procesados. (Fiscalía General del Estado/LA NACIÓN)