Actualidad

278.000 usuarios se beneficiarán con el nuevo Complejo Judicial de Durán

Esta nueva unidad es producto del nuevo modelo de servicio de la justicia ecuatoriana  que ahora es referente en la región por el proceso de transformación que se inició en el 2011.

DURÁN.  La sede de la Unidad de Flagrancia  fue inaugurada esta mañana en  Durán, provincia de Guayas, consolidando un paso más que evidencia la transformación de la justicia y su atención para aproximadamente 278.000 usuarios.

Este centro cuenta con ocho salas de audiencia, con cuatro accesos diferenciados para jueces, personas detenidas, víctimas y testigos y usuarios en general. Además, en estas instalaciones trabajarán cinco jueces penales, cuatro jueces de familia, dos de violencia intrafamiliar y dos para el área civil. Todos ellos con sus respectivos secretarios y ayudantes.

Las instalaciones, que fueron recorridas por el Presidente de la República, Rafael Correa, antes de la ceremonia de inauguración, dejan atrás los viejos y obsoletos locales donde operaba la justicia en este y otros cantones del Ecuador.

Esta nueva unidad es producto del nuevo modelo de servicio de la justicia ecuatoriana  que ahora es referente en la región por el proceso de transformación que se inició en el 2011, luego de que el Gobierno impulsara una consulta para que todos los ecuatorianos aprueben esta transformación.

En su discurso, el Primer Mandatario aseveró que este es un buen ejemplo del cambio de época que vive el país. “Esta es la Patria nueva donde cada rincón y cada cantón tienen la misma importancia”, dijo, añadiendo que se debe continuar con esta Revolución de la justicia.  Recordó que el pasado 7 de Mayo de 2011, mediante consulta popular, se determinó la transformación de la justicia y desde entonces fue posible reformar el Sistema Judicial del Ecuador, que es incluso, referencia en otros países.

Las salas de audiencia de esta unidad cuentan con tecnología que incluye equipos de videoconferencia para que las personas privadas de libertad (PPL) no se trasladan desde los centros de rehabilitación social hasta las unidades judiciales, evitando riesgos de fuga.  Otro insumo moderno y seguro es la denominada ‘Cámara de Gesell’ cuya utilidad permite que los ciudadanos afectados por delitos puedan reconocer a los sospechosos sin que estos puedan verlos.

El presidente del Consejo de la Judicatura, Gustavo Jalkh, explicó que la Constitución determina que el Sistema Procesal es la vía para la aplicación de la justicia.   Rapidez y transparencia son los pilares de la justicia, destacó Jalkh, quien aseveró que la Función Judicial del Ecuador también cambió con la Revolución Ciudadana.

La Carta Magna también establece celeridad y cercanía de los procesos y los jueces, para que los casos se tramiten con rapidez. ‘La igualdad es un principio vinculado con el principio de justicia’, dijo, añadiendo que esta infraestructura alberga un modelo de gestión en base a las necesidades de los ciudadanos.

La Fiscalía General del Estado asignó a 2 fiscales para actuaciones en delitos flagrantes, mientras el Ministerio del Interior apoyará con el contingente de policías de Servicio Urbano, del Departamento de Violencia Intrafamiliar, Dinapen, entre otras unidades.

En el sitio también estarán trabajadores de la Defensoría Pública, agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), entre otros. En este nuevo complejo se invirtió 8,2 millones de dólares. “Este es el satanizado gasto publico”, dijo el Jefe de Estado.

En 2008, 242.000 causas ingresadas y se solucionaba menos del 30 por ciento, hoy se resuelven más del cien por cuento, tras la transformación de la justicia.  Actualmente, el 46 por ciento de los delitos flagrantes se tramitan como proceso directo, lo que abarata y agilita muchísimo la justicia.

Acerca de las caducidades de la prisión preventiva, señaló el Primer Mandatario, que en 2015 se registraron 7 casos a diferencia de 2008, cuando hubo más de 2.061.  En cuanto a rehabilitación social, ahora las personas privadas de libertad están incorporadas a la sociedad e incluso a sus familias, por ejemplo 6.122 están estudiando en el sistema de ecuación pública y se benefician de una situación estructural mucho más  digna que en el pasado. (El Ciudadano/La Nación)