Opinión

24 de mayo inicio de la campaña electoral…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Comenzaron las críticas de lo superficial, lo epidérmico, lo que se ve, lo aparente, la forma, pero del análisis del fondo, lo subyacente, lo fundamental, muy pocos se toman la molestia, investigan, meditan, si en efecto vamos por el camino correcto, el que dirige la manada lo hace con responsabilidad, conocimiento, experticia, sensibilidad, coraje, compromiso, etcétera….

Utilizar la batalla del Pichincha, como se conoce a la gesta heroica del 24 de mayo de 1822, batalla dirigida por el Mariscal Antonio José de Sucre, bajo el liderazgo de ese otro grande Simón Bolívar, si la intención es con total convicción liberarnos de las cadenas que nos tienen esclavizados tanto los corruptos como los narcoterroristas, definitivamente ésta es la mejor fecha icónica, de nuestra historia de libertad e independencia, pero si solo ha sido utilizada para lanzar e iniciar una campaña electoral, utilizando los hilos del poder, la maquinaria estatal, los recursos públicos…, aquello podría significar una blasfemia, una herejía al legado histórico y al sacrificio de nuestros antepasados…

Quiero darle el beneficio de la duda, al Presidente Noboa Azín que con su nuevo calzado tipo tractor, oruga, monster como alguien lo calificó, del valor cerca de los mil dólares (que si los puede pagar en buena hora)… otros han dicho que sube de estatura para reducirla al caminar con Lavinia su esposa, tonterías irrelevantes, porque como decía Napoleón, a los verdaderos hombres se los mide desde su cerebro o cabeza hacia el infinito, al cielo, por sus ejecutorias, hazañas, conquistas, batallas, su lucha, su MEIN KAMPF, término que bien sabe Daniel que significa, que comprende, graduado cómo es del Colegio Alemán..

Por aquello el aplauso de pie a militares y policías, fue la arenga que era necesaria, para evocando el sacrificio de los patriotas de 1822, doscientos dos años después, ahora conformado el ejército, por las Fuerzas Armadas exclusivamente por ecuatorianos, sigan el ejemplo de Pichincha, y nos liberen de muchos yugos…

Esta vez no tenemos ni a Sucre ni a Bolívar, soldados que, por sus conquistas, la historia los tiene en el más alto altar, destinados a los verdaderos héroes, no los de papel, del membrete o del palanqueo…, por aquello hay que seguir el ejemplo de heroicidad y de entrega, de esos mártires de la LIBERTAD, que con verdaderos huevos de avestruz y no de codorniz, nos libraron del colonialismo y del yugo extranjero…

Además de los cotidianos y difíciles temas, que tiene en sus manos cualquier presidente en ejercicio, en los diferentes ámbitos: económico, social, administrativo, político, el de la seguridad es crucial, porque sin SEGURIDAD no hay desarrollo, no hay blindaje a las inversiones, al turismo, al trabajo, a la paz y la tranquilidad…

Ser inclusivos y convocar, a que todos nos entreguemos con verdadera convicción y responsabilidad, cada uno desde nuestras trincheras, para construir ese nuevo Ecuador, es fundamental y la razón de ser de nosotros el Pueblo, por aquello el Presidente debe dar el ejemplo entregándose con pasión y coraje, ininterrumpidamente en esta cruzada que no la podemos perder, en donde no hay espacios para viajes, bailes, fiestas, cenas, y burlas…

Vencer o morir debe ser el verdadero lema y mensaje en esta fecha icónica, el grito de guerra de Daniel Noboa Azín, si en verdad quiere subirse al podio de los vencedores y grandes hombres y mujeres, que, con sus trabajos y su propia sangre, han escrito páginas de gloria en nuestra historia.

Aléjese del mal y perverso ejemplo de presidentes de los últimos 40 años de historia criolla, siga el ejemplo de Mándela, Kennedy, De Gaulle, de Ángela Merkel, de esos grandes constructores y genios que hemos tenido en el mundo, imitar a estos mediocres y otros corruptos presidentes que hemos tenido, es mantener el camino de la mediocridad y seguir en el tercer mundo…

Noboa Azín tienes que pensar en grande y ser la diferencia, porque haber tenido todo y demostrar que no tienes la altura ni la talla para imitar a Bolívar y Sucre, será el peor error y la más grave deshonra a tu legado y a nosotros el pueblo.

Semper Fi.