Opinión

100 días no son suficientes…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Resolver problemas estructurales, combatir tumores malignos, corrupción endémica, ineficiencia, excesos burocráticos, trabas e inseguridad jurídica, operacional, administrativa, por mucho que el líder esté preparado y calificado para hacerlo, sin un equipo interdisciplinario competente, alcanzar tales objetivos no es nada fácil y aquello, por cierto, irrita, fastidia e incluso nos impulsa a juicios de valor equivocado, mezquinos e incluso injustos.

Olvidar que los últimos 15 años el Estado, se convirtió en la principal y mejor fuente de empleo en el País, es desconocer que cientos y miles de jóvenes, profesionales, personas maduras, militares, policías, curas, y toda clase de especialistas, analistas, periodistas, personas con capacidades especiales, banqueros, empresarios, etcétera, vivieron y fueron parte de esa telaraña, que, con destreza y habilidad impresionante, el prófugo y el cuántico, la tejieron magistralmente…

Declarar que por haber trabajado en algún momento en esos quince años eres peligroso o sospechoso de corrupción, socialista, es injusto y no puede de ninguna manera, ser un estigma o causal de discriminación, censura, peor de insultos y linchamientos inaceptables.

Cosa diferente, es haber sido cómplice en las estructuras delictivas que sirvieron para el saqueo durante esos quince años, callar, y ahora pretender que no escuchó nada, no sabía o yo no fui.

Por eso, el presidente Lasso debe conformar una unidad de talento humano, que investigue y constate, los antecedentes e historial laboral, patrimonial, y sobre todo tamizar con el uso del polígrafo o detector de mentiras, si en algún momento participó, estuvo involucrado o recibió coimas, sobornos, o usufructuó de alguna irregularidad o sapada…

Aquello es lo importante, porque no todos de los cientos y miles que fueron formados y trabajaron en los últimos 15 años, son delincuentes, corruptos, borregos, o sanducheros, y en esto todos nos hemos equivocado.

Así las cosas, tengamos paciencia, el presidente Lasso no es ningún improvisado, tiene su Estrategia y maneja sus tiempos y escenarios, esperemos compartir en el corto tiempo, el fruto de dichas acciones y gestión, paciencia amigos.

Semper Fi.