Miércoles, 20 de Junio del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b1e73a15ee1c

11 junio, 2018

Una idea suya está en camino hacia Marte

La investigación que desarrolló, junto a la de otros científicos, estará, próximamente, en suelo marciano. Así de lejos ha llegado la carrera del cuencano Álex Jerves.

A este ecuatoriano, le ha gustado todo lo referente a la ciencia desde que tiene uso de razón. Su padre y su hermano, ambos ingenieros civiles y académicos, influyeron en su desarrollo profesional; él también optó por dicha carrera.

Los primeros años académicos en la Universidad de Cuenca le gustaron mucho, debido a las matemáticas y la física. Pero cuando comenzaron a impartirle materias sobre construcción se dio cuenta de que no le gustaba. No era a lo que quería dedicarse toda la vida.

Eso no le impidió graduarse en el 2006, aunque entró en una etapa de confusión profesional. La solución no fue hallar un trabajo sino continuar sus estudios de posgrado; arrancó una maestría de métodos numéricos de la Universidad Politécnica Salesiana en convenio con la de Universidad de Cataluña, con sede en España.

Cuando uno de sus profesores leyó sus apuntes le propuso escribir un libro. La Politécnica Salesiana costeó la edición y, mientras Álex cursaba el segundo año de la maestría, escribió Elementos de Cálculo Numérico.

El texto se publicó en el 2009, el mismo año en que terminó su maestría. El siguiente paso fue dar cátedra en su misma casa de estudios de pregrado y luego aprender, perfectamente el inglés.

En Kaplan Academy no solo se capacitó en el idioma sino que obtuvo las herramientas necesarias para postular en diferentes universidades estadounidenses para estudiar una nueva maestría. A finales del 2010 su sueño académico se cumplió e ingresó al Instituto de Tecnología de California (Caltech, por sus siglas en inglés).

Él describe ese lugar como algo “fuera de este mundo”. Además de su formación académica, en el sitio tuvo la oportunidad de conocer diferentes ganadores de premios

Nobel como Stephen Hawking y de crear ciencia para que se aplique en proyectos reales. Allí sintió que estaba haciendo lo que le gusta, por lo que optó por estudiar un PhD en matemática computacional. Durante esos años supo que Caltech trabajaba muy de cerca con el laboratorio de propulsión jet de la NASA, la agencia espacial de EE.UU. Este laboratorio, junto al Instituto para estudios espaciales Keck, convocó a un concurso para presentar proyectos científicos destinados a crear herramientas y algoritmos para determinar las propiedades técnicas y científicas de cuerpos celestes. Junto a su consejero desarrolló un plan, sin esperar ganar.

Pero lo hizo. Recibió fondos y, junto con personal que se contrató, creó un dispositivo para probar propiedades físicas y mecánicas del suelo de Marte. Su invento irá en un Mars Rovers, uno de los vehículos motorizados que se enviarán a fines de año a ese planeta.

Esto es solo una parte de sus investigaciones. El PhD Sergio Galindo, profesor sénior del departamento de ingeniería civil de la Universidad de Liverpool y colaborador en proyectos de Álex, destaca la solución que dio a un problema en la geo-mecánica. “De él admiro el hecho de regresar a Ecuador a construir academia. Está enfocado en exponer a sus estudiantes de pregrado a métodos científicos de alto nivel, algo que muchos investigadores prefieren hacer con estudiantes de doctorado”, manifiesta.

En el 2016, una vez que obtuvo su grado doctoral, se dio cuenta de que en el país había mejores condiciones para hacer ciencia y vivir de ello. A mediados de ese año se unió a la Universidad San Francisco de Quito, donde impulsa el proyecto del Instituto de investigación científica pionera de Ecuador (Inspire).

En el sitio conformó el grupo de investigación de mecánica teórica computacional junto con estudiantes. Con ellos realiza diferentes investigaciones y logró crear una red de científicos del país y del extranjero.

Andrea Landázuri es docente de la USFQ y participa en la red. Cuenta que conoció a Álex en una charla del grupo de ingeniería, ciencias aplicadas y simulaciones. “Muestra tenacidad, responsabilidad y pasión para alcanzar sus objetivos y los del grupo. Se interesa por transmitir el conocimiento y fomentar el trabajo multi, ínter y transdisciplinario”.

Desde febrero el científico comenzó a trabajar con la Escuela Politécnica del Litoral y también busca incorporar a los jóvenes en la investigación. Maurizio Mulas, coordinador de Geología de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Tierra, colabora con Álex Jerves en un estudio de lahares y nuevos modelos para la simulación. De Jerves destaca la manera de motivar a los estudiantes.

RL