Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Internacional
Soldados ucranianos del batallón "Azov" descanzan en un punto de chequeo en la costa sur de Mariupo. (REUTERS)

Soldados ucranianos del batallón “Azov” descanzan en un punto de chequeo en la costa sur de Mariupo. (REUTERS)

5 septiembre, 2014

Ucrania y rebeldes prorrusos acuerdan cese al fuego

El nuevo acuerdo de paz  se espera que sea más duradero porque tiene respaldo de Putin y Poroshenko.

MINSK. Ucrania y los rebeldes prorrusos acordaron  un cese al fuego, el primer paso para poner fin a un conflicto en el este ucraniano que provocó la peor disputa entre Moscú y Occidente desde el fin de la Guerra Fría.

El acuerdo, que entró en vigor a partir de las 1500 GMT, se alcanzó en conversaciones de paz de representantes de Rusia y el organismo de control de seguridad OSCE y grupos de derechos humanos en la capital bielorrusa, Minsk.

"El mundo entero ansía la paz, todo Ucrania ansía la paz, incluyendo a los millones de residentes de Donbass (en manos rebeldes)", dijo el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, en un comunicado.

"La vida humana es el valor más elevado. Debemos hacer todo lo posible y lo imposible para terminar el baño de sangre y poner fin al sufrimiento del pueblo", sostuvo el mandatario y agregó que había ordenado a sus fuerzas armadas que detuvieran las hostilidades a las 1800 hora local (1500 GMT).

Sergei Taruta, el gobernador pro Kiev de la región de Donetsk, que está en el centro de la rebelión, dijo a Reuters que esperaba que el acuerdo se mantenga, pero un importante líder rebelde declaró que los separatistas todavía querían separarse formalmente de Ucrania.

"El cese al fuego no significa el fin de (nuestra) política de separarnos (de Ucrania)", dijo Igor Plotnitsky, líder de la región de Lukansk, a periodistas.

Los términos del acuerdo no estuvieron inmediatamente disponibles, pero las partes indicaron esta semana que se creará un corredor humanitario para los refugiados y el ingreso de ayuda, además de un intercambio de prisioneros y el inicio de trabajos de reconstrucción en áreas en conflicto.

En un repentino avance esta semana, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que él y Poroshenko habían acordado en general pasos hacia una resolución y presentó una propuesta de siete pasos para poner fin al conflicto.

Los combates continuaron incluso después de que las conversaciones comenzaron, con fuego de morteros y artillería escuchándose en Donetsk, el principal bastión rebelde en el este de Ucrania, y se registraron enfrentamientos alrededor de la ciudad portuaria de Mariupol, en el sudeste del país.

Un corresponsal de Reuters escuchó tres explosiones cerca de Donetsk minutos después de que comenzó el cese del fuego.

Los rebeldes dijeron a Reuters que algunas de sus fuerzas habían ingresado a Mariupol, pero un portavoz militar en Kiev informó que las fuerzas ucranianas aún tenían el control de la ciudad, una puerta de acceso a territorios ucranianos del sur.

PUTIN Y POROSHENKO

Los enfrentamientos comenzaron a mediados de abril en el este de Ucrania, donde la mayoría de la población habla ruso, poco después de que Rusia anexó la península de Crimea luego de la destitución de un presidente ucraniano afín a Moscú y de que Kiev cambió su política hacia la Unión Europea.

Un cese al fuego en junio duró 10 días, pero funcionarios en Kiev esperaban que el nuevo acuerdo lleve a una paz más duradera porque tiene respaldo de Putin y Poroshenko.

Líderes de la OTAN han expresado precaución sobre el cese al fuego, especialmente debido al momento en que ocurre, cuando la alianza celebra una cumbre en Gales y líderes de la UE consideran más sanciones económicas contra Moscú por la crisis. (Reuters/La Nación)