Domingo, 22 de Abril del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
El riobambeño José Meza es el propietario de El Quetzal de Mindo. Foto: Juan Carlos Pérez

El riobambeño José Meza es el propietario de El Quetzal de Mindo. Foto: Juan Carlos Pérez

10 abril, 2018

Tour del chocolate, atractivo para el turista

La hostería El Quetzal de Mindo le ofrece al turista la posibilidad conocer cómo se elabora el chocolate, que se vende en este lugar.

Lo hace vía el tour del chocolate, que dura cerca de una hora.

El recorrido empieza en la entrada de la hostería, desde donde se puede percibir el olor a cacao y a chocolate. Durante el transcurso del tour, los guías turísticos le explican al visitante sobre el cultivo del cacao fino de aroma, el secado de la fruta y la fabricación del chocolate amargo y semi amargo.

El tour se realiza cada hora, los siete días de la semana. Cada mes, el Quetzal recibe a 3 000 turistas, de estos 2000 realizan el tour, que está a cargo de siete guías. Tres de ellos, se dedican a atender a los clientes extranjeros.

El turista estadounidense Ethan Brown hizo el recorrido del chocolate la semana anterior, con su familia, en la noche. En ese tour se cuentan las leyendas en torno a la elaboración del chocolate en 1800 y sobre cómo llegó el cacao al país. “Fue una muy buena experiencia”.

José Meza es el propietario de El Quetzal de Mindo. Él recuerda que el negocio nació hace diez años, cuando retornó de EE.UU, tras vivir en el país americano por más de 40 años.

Meza reconoce que entre sus planes no estaba incursionar en el turismo ni en la chocolatería. En ese terreno, ubicado en Mindo, quería construir una casa de descanso. Pero su esposa Bárbara Wilson empezó a elaborar postres y nació la idea de instalar una hostería con restaurante.

A la par empezaron leer y ver videos sobre la fabricación de chocolate y empezaron a comprar a 40 productores de cacao unos 10 quintales para hacer chocolate.

Las máquinas para triturar el cacao fueron diseñadas por Meza y fabricadas en Quito. Al principio, solo tenían cinco empleados para atender la hostería y el restaurante. Pero el producto empezó a gustarle a los clientes y por eso desde hace cinco años se empezó a hacer la ruta del chocolate.

A la par se buscó la manera para elaborar otros productos como la cerveza artesanal. En la actualidad, realizan tres tipos. Dos con sabor a jengibre y otra con sabor a guayaba. En la planta y en la hostería, actualmente, trabajan 17 personas con contrato permanente y cinco proveedores.

Todo el chocolate que se utiliza en el centro de hospedaje es elaborado en la fábrica artesanal. Para la construcción de la hostería, la familia Meza invirtió USD 200 000. Pero cuando se decidió abrir la fabrica se debió invertir otros USD 300 000 para maquinarias y utensilios. En ese lugar se fabrican al menos dos toneladas mensuales de chocolate para vender en polvo, también para hacer producto en barra combinado son macadamias y café, en trozos pequeños y también en manteca de cacao.

Según Meza, desde el 2009 también se empezó a exportar a EE.UU la cascara, manteca y chocolate. “Nada se desperdicia. Con las cascaras del cacao se hace té y con el jugo una especie de miel”.

Anualmente se exportan entre dos y tres toneladas. Las ganancias que deja la fábrica son de al menos USD 10 000. Mientras que las exportaciones dejan alrededor de 40 000 mensuales. (RL/La Nación)*