Domingo, 23 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Salud
1531213357_717462_1531216043_noticia_normal

11 julio, 2018

Sudáfrica planta cara a la tuberculosis resistente

Buenas noticias desde Sudáfrica. El país ha anunciado que financiará una pastilla de última generación para las personas con tuberculosis que no responden a los medicamentos habituales, sustituyendo un tratamiento inyectable con efectos secundarios que van desde la psicosis hasta la sordera y el fallo renal. Así, el departamento de salud sudafricano se convertirá en el primero del mundo en dispensar la bedaquilina a adolescentes y adultos desde el inicio del tratamiento. Todo un hito, teniendo en cuenta que este es uno de los dos únicos fármacos contra la enfermedad desarrollados en los últimos 50 años.

La decisión se desprende de un estudio realizado por este mismo departamento: la mortalidad entre los 200 pacientes que recibieron la pastilla entre 2013 y 2015 fue del 12,5%, frente al 50% con el tratamiento habitual. "Estos resultados apuntan a que la bedaquilina funciona y pueden acelerar su adopción a escala global", explica Lucica Ditiu, directora ejecutiva de Stop TB Partnership.

Para Ingrid Schoeman, superviviente y activista de la organización sudafricana TB Proof, este tratamiento oral ahorrará tiempo, dinero y un sufrimiento innecesario. Hasta ahora, los pacientes debían ir a centros de salud para recibir inyecciones, gastando en transporte y arriesgándose a perder el trabajo por sus continuas ausencias. “En algunas familias solo hay una fuente de ingresos; imagínate lo que supone para estos pacientes tener que elegir entre ir a trabajar o desplazarse hasta una clínica para recibir una inyección”, explica.

Ditiu y Schoeman coinciden en señalar que la adopción del nuevo medicamento responde tanto al liderazgo del Gobierno como al de la sociedad civil, que ha ejercido una fuerte presión para aumentar el acceso de todos los pacientes a los mejores fármacos disponibles. “Además, el país es como una incubadora para la investigación sobre tuberculosis, con una estrecha colaboración entre expertos del sector público y del privado”, afirma Ditiu.

EL PAÍS