Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Entretenimiento
spike-lee-kvkh-1240x698abc

15 mayo, 2018

Spike Lee la lía en Cannes y arremete contra Trump

«Hoy, las mentiras “trumpadas” se consideran verdades», dijo el cineasta, que presenta en el festival su película «BlacKkKlansman»

Al día siguiente de recibir una ovación de seis minutos durante la presentación de su película en Cannes, el director norteamericano Spike Lee se enfrentó a los medios con un discurso extremadamente político. «Mi película es una llamada al despertar. Hoy, las mentiras “trumpadas” se consideran verdades. Sé que estoy en el lado correcto de la historia presentando esta cinta en Cannes y no me importa lo que digan los críticos ni nadie».

«BlacKkKlansman» -la película que presenta a concurso el cineasta- está basada en la historia real de un policía negro que logra infiltrarse en el Ku Klux Klan a principios de la década de 1970, El filme se cierra con un metraje muy duro sobre las protestas el año pasado en Charlottesville que acabaron con la vida de Heather Heyer.

Un final inesperado para la cinta, según explicó el realizador. «Estaba en Martha’s Vineyars, en la costa de Massachusetts, puse la CNN y vi lo que ocurrió. Inmediatamente, supe que aquello tenia que formar parte de la película. Pero antes, le pedí a Susan Bro, madre de Heather, permiso para utilizar esas imágenes. No estaba dispuesto a incluir el video del asesinato de su hija sin su consentimiento. Una vez que conseguí la autorización, pensé, ¡que se joda el resto del mundo!. Esa jodida escena va a formar parte de este jodido filme. Porque fue un asesinato».

«Tenemos un tipo en la Casa Blanca, no voy a decir su nombre -continuó un exaltado Lee-, que en un momento definitivo tuvo la oportunidad de decir que América es un país basado en el amor y no en el odio; sin embargo, el jodido no denunció a la mierda del Klan, al Alt Right ni a esos putos nazis. La democracia es una mentira».

«Los Estados Unidos de América -continuó- se construyeron sobre el genocidio y la esclavitud. Esos son los mimbres de Estados Unidos. Las verdades son verdades y los hechos son los hechos. El final no estaba escrito, lo escribieron ellos para mi y Spike Lee sabe como fluir, ser actual y no permanecer rígido en su forma de trabajar».

Lee admitió estar sorprendido de ver a Trump en la Casa Blanca y cree que podría repetir su éxito en las elecciones al Congreso que se celebran en Estados Unidos el próximo otoño. «Durante las elecciones este tipo dijo que podía pararse en la 5ª Avenida a disparar a alguien y la gente seguiría votando por él. Pensé que estaba loco. Sin embargo, ha sido una de las pocas cosas en las que tenia razón. Por eso no sé lo que ocurrirá en las elecciones del próximo otoño«.

Cuestionado por el uso de palabras ofensivas, Spike Lee aludió al rifirrafe que tuvo hace unos años con Quentin Tarantino. El realizador no pide perdón. «¿A quién le importa lo que nos pasó a Quentin y a mí? Es inconsecuente. Estamos hablando de palabras de odio. Y he querido elaborar la forma en que el Klan habla de los negros y los judíos. Todos los que se crean que los del Klan solo persiguen a los negros tienen que despertarse, también están contra los judíos, son los segundos de la lista. Fue mi decisión incluir en la película esas palabras despectivas contra negros y judíos. Quería mostrar el odio que provoca articular esas palabras».

ABC