Domingo, 20 de Mayo del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5afb4ee86ca5d

16 mayo, 2018

Ser emprendedor no es para cualquiera

Tu familia te hará reclamaciones, porque “trabajas mucho” y “nunca te ven”. Tus empleados te harán reclamaciones, porque sentirán que los estás explotando, sin entender que estás compartiendo el beneficio, pero no el riesgo.

Tus acreedores te harán reclamaciones, porque sentirán que te estás haciendo rico a costa de ellos.

Tu salud te hará reclamaciones, porque habrá días en los que no comerás bien, no dormirás lo suficiente, no harás ejercicio, en los que tu mente no descansará por estar enfocado en sacar adelante tus proyectos.

Si las cosas salen bien, te tendrán envidia, hablarán de ti, dirán que tuviste suerte, que hiciste fraude, que te lo regalaron.

Si las cosas salen mal, dirán que eres un tonto, hablarán de cómo “se debería haber hecho” (aunque ellos nunca lo hayan hecho o intentado siquiera), te reclamarán, se indignarán. Si hay ganancias, si hay fama, tendrás muchos, muchos, muchísimos mejores amigos, todos ellos falsos.

Si hay pérdidas, nadie te dirá: ¿Necesitas ayuda?, ¿Necesitas un préstamo?, ¿Te ayudo a recomenzar?

En general los familiares, clientes, proveedores, empleados, pareja, te criticarán, te culparán, te exigirán.

Por ello ser emprendedor, ser empresario, es una de las labores más honrosas y dignas de admiración que existen.

Hay mucho en juego y casi nadie lo valorará. Y aún así, tienes fé, tienes esperanza, tienes anhelo, luchas por un sueño y estás mejorando la vida no sólo tuya, sino de todos los involucrados.

Otros se preocupan por llevar comida a su mesa. Tú emprendedor, empresario, te preocupas por llevar comida a varias mesas, además de la tuya.

Por ello te felicito, te admiro, te aplaudo, te respaldo, te acompaño, te escucho. Porque sólo quien carga el saco, sabe lo que pesa.

El País