Miércoles, 19 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Turismo
1534878849_985328_1534878953_noticia_normal_recorte1

22 agosto, 2018

Senderismo web por Guadarrama

A partir de ahora cualquiera que lo desee podrá recorrer el parque nacional de la Sierra de Guadarrama sin moverse de su casa, tan solo visitando la página de turismo de la Comunidad de Madrid (www.turismomadrid.es). Esta nueva herramienta supone una ventana al mundo que permitirá dar a conocer estos espacios naturales, los municipios que albergan y los servicios turísticos que allí se ofrecen. “Es muy común relacionar el turismo de Madrid con la capital, pero en toda la región existen muchos otros lugares maravillosos para visitar”, explica Marta Blanco, directora general de Turismo del Gobierno regional. “Este proyecto es una iniciativa de los propios municipios para promocionar su oferta turística”, añade.

La digitalización de estas rutas es una iniciativa creada por 11 municipios de la sierra de Guadarrama, la Asociación de Desarrollo Sierra de Guadarrama (Adesgam), Navalmedio Naturaleza y el área de gestión del propio parque nacional. “Esta asociación de municipios, en los que también participan comerciantes locales, está realizando un gran esfuerzo para poner en valor lo que tienen y proyectarlo tanto nacional como internacionalmente”, apunta Blanco. “El proceso de digitalización demuestra que el sector turístico es pionero y que utiliza todas las herramientas tecnológicas que tiene a su alcance para promocionarse”, continúa.

El parque nacional de la Sierra de Guadarrama es, junto a Madrid capital y los cuatros enclaves patrimonio mundial de la región (Aranjuez, San Lorenzo de El Escorial, Alcalá de Henares y el Hayedo de Montejo), uno de los lugares más escogidos por los visitantes de la región. El año pasado, este paraje natural recibió 2,5 millones de turistas que buscaban realizar actividades relacionadas con el turismo activo (esquí, montañismo, cicloturismo, etcétera), según los últimos datos recopilados por la Dirección General de Turismo de la Comunidad. “Que el visitante pueda ver qué tipo de servicios le ofrece el lugar de manera virtual es un valor añadido a la oferta turística”, opina Blanco, y se muestra segura de que “esta herramienta hará crecer todavía más el turismo de la región”.

Las rutas digitalizadas que ya se pueden recorrer virtualmente son las Atarjeas de Moralzarzal, el Cerro del Cañal de Alpedrete, el monte mediterráneo de Hoyo de Manzanares, la dehesa ganadera de Los Molinos, el Valle de la Barranca de Navacerrada, los álamos blancos de Guadarrama, la ruta de Miraflores de la Sierra a Soto del Real por el Hueco de San Blas y la senda Victory en Cercedilla, entre otras.

Fueron los propios municipios asociados los que contrataron un servicio de digitalización de estos recorridos, cuyo coste ascendió a 8.000 euros. El proceso se inició en noviembre de 2017 y duró tres meses. En este tiempo se mapearon 15 rutas que abarcan un total de 137 kilómetros de pistas forestales, caminos y sendas. Para ello se utilizó la tecnología Trekker de Street View (patentada por Google), que permite captar imágenes de los lugares más recónditos del planeta. Dotada de una cabeza de 15 lentes, este dispositivo es capaz de crear una vista panorámica de 360 grados registrando una fotografía del entorno cada 2,5 segundos. Estas 15 rutas sitúan a la Comunidad como la región con más cantidad de recorridos virtuales y kilómetros digitalizados de España.

Así, la sierra de Guadarrama entra a formar parte del proyecto de Google que busca mostrar al mundo los espacios naturales más espectaculares del planeta y que comenzó en 2012 con el mapeo del Gran Cañón del Colorado, las islas Galápagos, la Pirámide del Sol en Teotihuacán, Venecia (Italia) o la Alhambra de Granada.

“Otro de los beneficios de este proyecto ha sido el efecto llamada que ha generado. A través de la Mesa Regional de Turismo de la Comunidad de Madrid, otros municipios de la región se han hecho eco de esta iniciativa y se plantean ahora replicarla, por lo que no descartamos que en el futuro se incremente el número de rutas digitalizadas”, concluye Blanco.

EL PAÍS