Viernes, 20 de Octubre del 2017. Guayaquil, Ecuador
Tecnología
1506359007_212868_1506359495_noticia_normal_recorte1

12 octubre, 2017

¿Realmente se ahorra batería cerrando las apps en el móvil?

Este es un mito que pervive a lo largo del tiempo. ¿Por qué?

Es posible que lo haya visto, sobre todo entre el público más joven: una vez dejan de utilizar una aplicación en el móvil, fuerzan el cierre de la misma en la creencia de que así mejora el rendimiento del dispositivo y, sobre todo, se ahorra batería. Sin embargo, lo que no saben las personas que mantienen este hábito es que no solo no consiguen alargar la duración de la batería, sino que el remedio es todavía peor que la enfermedad, y esta costumbre obliga al dispositivo a utilizar más recursos.

Sistemas inteligentes: no hay que hacer nada

Hay que entender que los smartphones, como su propia definición explica, son dispositivos inteligentes que se gestionan a sí mismos sin que el usuario, prácticamente, tenga que intervenir. Estos sistemas manejan los recursos de forma autónoma y por otro lado, las aplicaciones, una vez dejamos de usarlas -ya sea pulsando el botón home o cambiando de aplicación mediante el gestor de tareas-, se quedan congeladas. Este estado de letargo genera mucha desconfianza en buena parte de los usuarios que sigue pensando que la aplicación está devorando recursos en segundo plano, cuando en realidad no es así.

Por qué las apps no se cierran realmente

Buena parte de los desconfiados vienen con el hábito ya adquirido del mundo de los ordenadores, donde cerrar una aplicación en Windows cuando se había dejado de utilizar era algo obligado si no queríamos que el sistema se ralentizara hasta la desesperación. Lo cierto es que los creadores de las principales plataformas móviles -iOS y Android- bien podían seguido esta antigua filosofía, pero la realidad es que en un móvil inteligente es necesario que haya múltiples procesos corriendo en segundo plano ¿se imagina alguien que no se recibiera un mensaje si WhatsApp estuviera cerrado? Esta misma visión la comparte el Blogger y exempleado de Google, Kevin Tofel, quien se refiere al gestor de tareas como “una herencia” de la era “pre-smartphone” y explica que los móviles actuales son más modernos en la gestión de recursos y “no es necesario cerrar las aplicaciones”.

Pero ésta no es la única causa: en los móviles, la batería es un elemento crítico, un bien escaso que conviene optimizar para no dejar tirado al usuario en la mitad de la jornada. Y las apps obligan al sistema a un esfuerzo extra de recursoscuando se lanzan por primera vez; este esfuerzo se refleja en un mayor consumo de batería que puede ser evitado. ¿Cómo? Dejando la aplicación que no es usa abierta pero sin consumir recursos. En realidad, el sistema se encargará de cerrar por nosotros y sin que nos enteremos aquello que se sobre y le moleste en un momento dado. Es como si cada vez que tuviéramos que ir al trabajo fuera necesario construir la carretera para recorrer el trayecto…

Las principales marcas lo confirman: no hay que cerrar las apps

Esta evidencia técnica parece que no termina de calar entre los usuarios y parte de la culpa viene de los propios desarrolladores de las plataformas, que no explican de forma tajante y visible esta realidad. De hecho, hay que hilar bastante fino en Google para encontrar declaraciones a este respecto, y la mayoría son off the record. En el caso de iOS, un usuario anónimo logró arrancar unas contundentes declaraciones al respecto al mismísimo Craig Federighi, máximo responsable de la plataforma en Apple: preguntó abiertamente a Tim Cook en un email si él tenía por costumbre cerrar las apps en el iPhone y si esto mejoraba la batería; Federighi se adelantó a la respuesta de su jefe con un “no y no”, que zanjaba el debate.

En Google también se muestran muy perezosos a la hora de poner fin a este eterno debate, y la respuesta llegó de manera bastante parecida: un usuario de Android, esta vez empleando Twitter, le preguntó si mejoraba algo cerrar las apps a Hiroshi Lockheimer, máximo responsable de la plataforma. La respuesta no tardó en llegar y fue taxativa: cerrar las apps “podría empeorar las cosas”, explicó, “cierras algo que el sistema tiene que volver a abrir”. En lo que respecta a los fabricantes, Samsung también nos ha confirmado que este proceso está automatizado en sus móviles y que el usuario no tiene que hacer nada.

Cuándo sí se debe cerrar por completo una aplicación

Si es tan claro y evidente que los sistemas operativos gestionan tan bien los recursos ¿por qué las plataformas dan la opción al usuario de matar ciertas aplicaciones? La mala noticia es que hay ocasiones en las que es absolutamente necesaria la intervención del usuario: tanto las aplicaciones como la propia plataforma, no son perfectos, y en ocasiones, algo falla. Y las pistas son claras: una ralentización del sistema, un recalentamiento del móvil o un consumo excesivo, son muestras de que algo no va como debiera y aquí sí, forzar el cierre de apps -o mejor aún, reiniciar el sistema- son necesarios.