Miércoles, 19 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Economía
Cosecha de durazno

Cosecha de durazno

12 enero, 2018

Producción de durazno fortalece la economía en Panzaleo

Ciento cincuenta matas de durazno de variedades, abridor, blanco, chagra guaytambo y conservero se encuentran sembradas en el sector de Pataín, parroquia Panzaleo, cantón Salcedo, donde se efectuó la cosecha de alrededor de 12.000 frutos de estas variedades. Esta acción se efectuó por parte del Programa del Buen Vivir Rural del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Jugoso, de sabor dulce y aroma agradable. El durazno es uno de los frutos más delicados, rico en vitaminas y se le atribuyen muchos beneficios para la salud. En este mes ya empiezan a madurar en los frondosos árboles de los diferentes huertos que se encuentran sembrados en la parroquia Panzaleo y demás sectores del cantón Salcedo.

La siembra se realizó en julio y agosto del año pasado, y la cosecha empieza en septiembre en las zonas más bajas y hasta  enero en las más altas. El plan también busca devolver a las zonas su esencia de productora de frutas y con ello abrir nuevas opciones para el turismo agrícola y generar otros ingresos a los agricultores.

Ángel Villasís, agricultor del sector Pataín explicó que “la cosecha que sale de nuestros huertos alcanza para comercializar en los mercados de Salcedo, Quito y especialmente en Guayaquil donde hemos obtenido ingresos económicos accesibles”.

Además, Villasis acotó que gracias al apoyo técnico de la Dirección Provincial Agropecuaria de Cotopaxi, han recibido talleres y buenas prácticas de podas y manejo de las plantas para obtener una mejor producción de durazno, su comercialización  varía, la caja de 30 kilos, entre 18 y 25 dólares, dependiendo el mercado.

Una de las propiedades fundamentales del durazno es que es digestivo, puede consumirse en forma natural o procesado como dulce. No se debe consumir la semilla, también al cosechar los frutos se debe asegurar de que aún queden frutas en el árbol, así se producirán frutos más grandes y de mejor sabor. (MAG/LA NACIÓN)