Miércoles, 19 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b4df645bfed3

1 agosto, 2018

Prendas de vestir con telares reciclados

La idea de tener algo propio y la necesidad por generar ingresos para su familia, permitió que Verónica Díaz lance su marca Verid en el mercado.

El emprendimiento surgió en el 2012, cuando Díaz decidió radicarse en Cumbayá y crear un negocio propio que le permitiera pasar tiempo con sus hijos y que le generara ingresos laborales.

La emprendedora incursionó en el mercado con una boutique en el sector de Cumbayá. Ella viajaba constantemente a EE.UU. para comprar ropa y vender las prendas en el negocio que había posicionado al norte de Quito.

Sin embargo, las ventas decrecieron a partir de las restricciones que se implementaron en el país, con la aplicación de salvaguardias para productos importados.

Un curso de costura y confección permitió que la joven empezara a fabricar sus propias prendas de vestir. Estos productos se colocarían en el mercado.

Con poca acogida y grandes cantidades de ropa, Díaz creó una variedad de productos para llamar la atención del público.

En la actualidad, Verid cuenta con una línea de productos entre los que están alpargatas, accesorios (collares, aretes y pulseras), sacos, pañuelos, blusas, ponchos, bufandas, entre otros.

“Lo innovador de la marca es que mis productos son fabricados con prendas de vestir recicladas. Las alpargatas se confeccionan con telas restantes”, indica.

El calzado se produce con estándares similares a los zapatos americanos Toms. La emprendedora quiso rescatar diseños ancestrales, que generen identidad en los compradores de la marca.

La materia prima para la fabricación de sus productos es local. “Apoyamos a la economía del Ecuador y tratamos de consumir primero lo nuestro”. Por esta razón, los materiales provienen de diversas ciudades como Otavalo, Latacunga, Machachi, Loja, Cuenca, Napo, Ambato...

El emprendimiento, actualmente, trabaja con tres artesanos que colaboran con el diseño y fabricación de algunos de sus productos. A parte, cuenta con dos vendedoras dentro de su local, que también se encargan de la distribución de la indumentaria.

Verid es un emprendimiento independiente que piensa expandirse a escala internacional. Tiene como proyecto, a corto plazo, crear puntos de venta en el exterior que le permitan generar mayores ingresos y tener reconocimiento de la marca nacional.

El público objetivo de la joven son mujeres. Actualmente, la emprendedora lanzó su línea de accesorios y prendas de vestir para niñas desde los dos años.

La inversión inicial, tomando en cuenta materiales, producción, diseño, distribución y maquinaria fue de unos USD 10 000.

Desde el 2012 hasta la actualidad, Verid ha mantenido un crecimiento anual del 5% en sus ventas.

Los ingresos son de USD 3 000 mensuales. Sin embargo, las ventas suben en las jornadas festivas como día de la Madre, Navidad, San Valentín, entre otros.

Los clientes de Verid oscilan entre 70 y 100 al mes. Esta cifra sube en participaciones en las ferias.

Sandy Orellana es una cliente satisfecha. Adquirió productos y accesorios de la marca. “El calzado es demasiado cómodo y elaborado con materiales de calidad”.

Este negocio cuenta con diseños exclusivos. En el caso de las alpargatas, Díaz indicó que tienen varias colecciones con colores, “combinaciones que marcan la moda actual. Incluimos en nuestras alpargatas las actuales, con plataformas y mucho más”.

La emprendedora busca ofrecer al público zapatos cómodos para madres de familia, ejecutivos que quieren estar en casa sin zapatos formales y otros segmentos a los que les interesa estos productos.

RL