Martes, 25 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b6c4003539c9

12 agosto, 2018

Pablo Guerrón empezó en ingeniería electrónica y llegó a la Fed

En el mismo corazón de la economía de los EE.UU. colaboró por casi siete años el catedrático Pablo Guerrón. Este ibarreño se graduó de ingeniero electrónico, pero tiene alma de economista.

Esa pasión la sintió en pequeños destellos durante el colegio. Pero, no fue sino hasta que quiso cursar sus estudios de cuarto nivel cuando realmente le puso atención, a profundidad, a la economía.

Tras su graduación como bachiller optó por la carrera que estaba en boga: la ingeniería electrónica. En 1992 inició sus estudios en la Escuela Politécnica Nacional.

Cuatro años más tarde, con el título bajo el brazo, comenzó a trabajar en servicios petroleros. Desde el inicio no fue compatible con el ritmo de trabajo. “Era monótono porque solo tenía que dedicarme a arreglar máquinas, no había retos intelectuales”.

Entre idas y vueltas estuvo dos años en esa actividad. Más tarde pasó otro tiempo en Electro Ecuatoriana, firma dedicada a la provisión de soluciones en el campo energético para los sectores petrolero, industrial, eléctrico, etc.

A fines de los 90, Guerra estaba impresionado por la crisis económica que enfrentaba Ecuador; le llamaba la atención la pérdida de valor del sucre y el hecho que “el Banco Central no sabía qué hacer con la política monetaria”. Sentía que las cosas no se estaban analizando técnicamente lo suficiente y se dio cuenta que debía formarse en economía para comprender situaciones de ese nivel.

Acudió al entonces Instituto Ecuatoriano de Crédito Educativo y descubrió que el Centro de Investigación y Docencia Económica de México ofrecía becas. Se postuló y resultó ganador en 1999.

Fue duro porque no tenía conocimientos previos de economía, pero salió adelante. Se graduó como master en economía, con especialización en organización industrial; durante esa época desarrolló una propuesta de proyecto vinculada con energía solar y generación eléctrica en México.

Aunque adquirió muchos conocimientos, creía que le hacía falta involucrarse más en la economía. Fue así que buscó opciones de doctorado en EE.UU. y optó por Northwestern University, que se encuentra en Illinois. Allí conoció a premios Nobel como Chris Sims. Le llamó la atención de él su sencillez, sus conocimientos, la rapidez con la que piensa y el hecho que ambos estudiaban la misma línea de macroeconomía.

Una vez que terminó su PhD, con especialidad en macroeconomía y finanzas internacionales, se convirtió en catedrático de importantes universidades como North Carolina State University y, actualmente, Boston College.

Pero, en el intermedio de dichos empleos y gracias a sus conocimientos, que los plasmó en un concurso público de méritos, consiguió un cargo en el departamento de investigación del Banco de la Reserva Federal (Fed) de Filadelfia. “Lo mejor fue trabajar con el presidente de la institución, un economista famoso que se llama Charles Plosser. Es una persona muy inteligente (...) ver cómo aplicaba los conocimientos en la práctica era muy interesante. Eso no se aprende en las aulas”, dice.

En esa época Guerrón tenía mucha tarea. Proveía reportes económicos sobre los EE.UU. al Presidente del banco, publicaba artículos económicos en revistas académicas y hacía modelos macroeconómicos para hacer pronósticos. Por ejemplo, determinar la manera como iba a evolucionar el Producto Interno Bruto (PIB) en los siguientes trimestres.

Estas actividades terminaron en el 2016. Por una cuestión familiar, tuvo que partir hacia Boston. De esa ciudad destaca la posibilidad de estar en contacto con catedráticos de otras universidades como Harvard, Massachusetts Institute of Technology, entre otras.

Además, la ciudad tiene un aire cosmopolita por la cantidad de extranjeros que viven allí. Eso le ha permitido, fácilmente, involucrarse dentro de la comunidad.

Fabricio Puente, quien lo conoce desde el jardín de infantes, destaca la profundidad, la fortaleza, la formación y la trayectoria profesional de Guerrón. Cataloga su vida de “espectacular, traspasando las barreras que se le han presentado y yendo más allá”.

El ibarreño, finalmente, encontró retos intelectuales. Más aún, ahora también colabora con la academia ecuatoriana; es profesor visitante de la Escuela Politécnica del Litoral hace cuatro años.

Leonardo Sánchez, decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la entidad, explica que lo conoció en el 2014 durante un congreso de economía y tras ello lo invitó a formar parte de la planta docente. Destaca sus investigaciones de alto nivel y su sencillez; a pesar que vive en los EE.UU. ha podido participar de la cátedra gracias a las tecnologías de la información.

RL