Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Entretenimiento
1535363310_593582_1535365510_noticia_normal_recorte1

27 agosto, 2018

¿Por qué no sabemos nada de Julio Iglesias?

El próximo 23 de septiembre, Julio Iglesias cumple 75 años y 2018 marca el 50º aniversario de la imponente carrera que comenzó cuando ganó en 1968 el Festival de Benidorm con su clásico La vida sigue igual. Pese a que anunció para este año una gira conmemorativa, su agenda está congelada y su única foto está tomada el pasado 9 de agosto en Marbella, vestido, pese al calor, con un jersey de lana. En las redes tampoco hay mucho más: en enero se dejaba ver en su cuenta de Instagram en su mansión de Miami con un perro labrador, sonriente y sentado en un carrito de golf, en la que es la última foto de sí mismo en su perfil. En estos días algunos medios del sur de España han asegurado que se encuentra en su finca de Ojén (Málaga), esa que compró al torero Curro Romero, pasando el verano  A quien sí se ha visto con asiduidad por la zona es a su esposa Miranda Rijnsburger y a algunos de sus hijos.

El último gran concierto que dio fue el 3 de diciembre de 2016.  A principio de verano uno de sus portavoces aseguró que Julio Iglesias estaba concentrado en escribir un libro de memorias, de ahí su retiro. Tan escondido está que los abogados de Javier Sánchez, quien asegura que es hijo del cantante, no le encuentran para entregarle los papeles del proceso. De seguir así las cosas, la pertinente prueba de paternidad se pasará a reclamar a través de sus hijos.

Contando a sus tres hijos con Isabel Preysler, Julio Iglesias tiene ocho descendientes, si bien tiene pendiente la demanda de paternidad de Javier Sánchez. "Si Julio resulta ser el padre, se comportará como tal", ha declarado a una revista su primera esposa. Y su hijo Julio José ha comentado sobre Javier, al que conoce: "Me cayó bien, es un chico simpático, pero de ahí a llamarle hermano, no". Una demanda de paternidad basada en unas pruebas de ADN obtenidas a través de restos biológicos tomados a Julio José fueron las que permitieron a los abogados de Sánchez demostrar que este es, en su opinión, hijo del cantante.

Los rumores sobre la delicada salud del cantante han ido en aumento en los últimos meses. El verano de 2015 Iglesias sufrió una operación de espalda, en la zona lumbar, que le obligó a permanecer en reposo, según  informó su discográfica en España. Por esos días varios medios latinoamericanos habían asegurado que el cantante había sufrido un problema cardíaco y estaba ingresado en una clínica de Nueva York.

En vista de la situación, Sony Music se vio obligada a emitir un comunicado que decía: "Julio Iglesias tuvo una pequeña intervención médica en la parte lumbar de la espalda, como parte de un chequeo rutinario en Nueva York. Julio Iglesias volverá a todas sus actividades tras el reposo que debe guardar recomendado por los doctores", señalaba. Estaba previsto que el día 5 de agosto el cantante reapareciera en Marbella para un concierto pero se suspendió. "Hace dos meses y medio no podía ni caminar", confesó el artista. El 24 de septiembre de ese mismo año presentaba Sway, una de las canciones que forman parte del disco que lleva por nombre México. "Es el último que hago en un estudio de grabación", anunció.

Desde entonces la salud del cantante parece más frágil y su agenda permanece congelada. Tras anunciar una gira mundial, por el momento solo hay fijadas cuatro ciudades: el 10 de septiembre en Taskent, Uzbekistán, para luego continuar en los Emiratos Árabes con dos conciertos en el Teatro de la Ópera de Dubái (los días 1 y 2 de octubre), Tel Aviv (el día 6 en el Nokia Arena) y Moscú (el día 17 en el Kremlin).  Si no hay anulaciones de última hora, será el momento de comprobar cómo está Julio Iglesias.

EL PAÍS