Miércoles, 18 de Julio del 2018. Guayaquil, Ecuador
Tecnología
1531220354_460856_1531220628_noticia_normal

10 julio, 2018

Microsoft se acerca al iPad con su Surface Go

Sin caretas y a cara de perro. La batalla en el difuso segmento de los portátiles y tabletas -siendo más precisos, la de los convertibles- se libra ya sin disimulos y con los tres principales protagonistas (Apple, Microsoft y Google) peleando por el mismo nicho de mercado. En este sentido, Microsoft acaba de anunciar una nueva versión del popular Surface a un precio francamente asumible con el que pondrá las cosas más difíciles a quienes se dispongan a adquirir desde un ordenador a un tablet. El Surface Go es oficial ya y puede reservarse desde este mismo momento por un precio que parte de los 399 dólares y estando España en el primer lote de países en los que se comercializa en todo el mundo.

¿Por qué es relevante este nuevo producto? Nos encontramos ante un nuevo giro de tuerca de un concepto de dispositivo, el Surface, muy controvertido, pero al que los de Redmond se han abrazado con fuerza y como apuesta de futuro. El Surface es la máxima expresión del tipo de dispositivo que ahora mismo más está creciendo en el mundo de los ordenadores y las tabletas: los convertibles. Bajo este paraguas nos encontramos a los equipos que se manejan bien tanto en su faceta de tableta como en la de ordenador portátil, y la firma de Satya Nadella, tras un comienzo un tanto timorato en la primera versión, ha demostrado que sabe hacer bien las cosas. Surface sigue creciendo y lo hará más de la mano del Go, el hermano más pequeño de la familia.

Nos encontramos ante un híbrido entre portátil y tablet (cuenta con un teclado físico que se puede desprender a voluntad) con pantalla de 10 pulgadas (el primer Surface con estas dimensiones), y que se beneficia de todas las ventajas de sus hermanos mayores. Así, además del teclado completo separable, el Go disfruta de su célebre y tremendamente útil soporte con bisagra, que en esta versión permite inclinar el Surface hasta casi posar su lomo por completo sobre la mesa. El equipo se beneficia también del famoso Pen para dibujar en pantalla y tomar anotaciones, aunque en este caso, el accesorio se vende por separado.

Las estrecheces han obligado también a limitar el motor y en este caso, el fabricante ha optado por un procesador Pentium Gold 4415Y de Intel, con memoria a escoger entre 4 u 8GB de RAM, y un almacenamiento entre 64GB eMMC o 128GB SSD. Este chip mueve sin problemas Windows 10S preinstalado, como es natural, en el equipo y Microsoft lo ha elegido buscando un equilibrio entre el rendimiento y la vital duración de la batería, que en este caso alcanza las 9 horas según los registros del fabricante.

En lo que respecta a los conectores, Microsoft ha optado por el nativo de Surface, pero también un USB-C que, por fin, permitirá también la carga del equipo. Todo parece indicar que el Surface Go será un equipo muy popular en el mercado y el fabricante adelanta ya una versión LTE para finales de este mismo año para quienes quieran estar permanentemente conectados sin necesidad de depender de redes WiFi.

EL PAÍS