Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Entretenimiento
1535454086_588862_1535455809_noticia_normal_recorte1

28 agosto, 2018

Michelle Obama repite vacaciones en Mallorca

La exprimera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, ha elegido un año más la isla de Mallorca para pasar parte de sus vacaciones de verano. La esposa del expresidente norteamericano Barack Obama ha aterrizado este martes 28 de agosto a primera hora de la mañana en el aeropuerto de Son Sant Joan de la capital balear para pasar unos días en una finca privada de la costa de la isla. Michelle Obama ha venido sola, sin la compañía de su marido, que este fin de semana asistirá en Washington al funeral del senador republicano John McCain, que falleció a causa de un cáncer cerebral el sábado 25 de agosto, a los 81 años.

Michelle Obama ha aterrizado pasadas las seis de la mañana en el aeropuerto, donde ha sido recibida por un importante dispositivo de seguridad. La exprimera dama ha abandonado el aeródromo por la salida de autoridades escoltada por su equipo de seguridad y ha puesto rumbo en un automóvil a una finca privada en la que tiene previsto alojarse hasta el próximo lunes. La mujer del expresidente también pasó varios días de descanso en la isla el verano pasado por estas mismas fechas.

A finales de agosto de 2017 Michelle Obama pasó varios días de vacaciones como invitada del que fuera embajador de Estados Unidos en España, James Costos, y de su marido el diseñador Michael Smith. El grupo de amigos se alojó en la finca Ses Planes del municipio de Esporles, al pie de la Serra de Tramuntana. La villa es propiedad de la empresaria Marieta Salas, gran amiga de la pareja formada por Costos y Smith, habituales del verano mallorquín que en los últimos días se han dejado ver en distintos lugares de la isla como Pollença o Llucmajor, donde hace dos semanas fueron nombrados ‘Veremadors d’Honor’ durante una fiesta de celebración del inicio de la vendimia.

Durante su estancia en la isla el año pasado, la esposa de Barack Obama fue fotografiada acudiendo a cenar al restaurante Ca Na Toneta de la localidad de Caimari junto a sus dos anfitriones y también aprovechó para conocer parte del litoral de la isla navegando. Sin embargo, las instantáneas de su paso por Mallorca fueron escasas debido al importante dispositivo de seguridad que le acompañó durante el viaje y la discreción a la que se presta la finca en la que se alojaron.

Este es el tercer viaje de Michelle Obama a Mallorca, aunque se trata sin duda de una estancia muy diferente de la primera, que tuvo lugar en agosto de 2010. En aquella ocasión la exprimera dama aterrizó en la isla acompañada de su marido, entonces presidente de Estados Unidos y de sus hijas Malia y Sasha. Los cuatro pasaron la jornada en el palacio de Marivent, donde fueron recibidos por los reyes Juan Carlos y Sofía y también por Letizia, entonces princesa de Asturias.

El matrimonio y sus hijas aprovecharon para almorzar con los monarcas en el palacio y después pusieron rumbo a Andalucía, donde continuaron sus vacaciones en Marbella. En aquella ocasión doña Sofía obsequió a Michelle Obama con varias semillas de su huerto y con collares de artesanía balear.

EL PAÍS