Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Economía
hjvk_yvux_930x525__1

10 septiembre, 2018

Mauricio Macri, preocupado por mandar dos señales a los mercados

Considera que el acuerdo con el FMI y el Presupuesto son clave para recuperar la confianza.

Está medido. Dentro de los parámetros que marcaron un deterioro en la imagen del presidente Mauricio Macri y su gestión de gobierno, la pérdida de confianza fue uno de ellos. Clarín lo contó días atrás. En una encuesta nacional estaban divididos prácticamente en tercios los argentinos consultados sobre si el país sería más confiable dentro de 5 años. Unos creían que sí, otros que no y resto dudaba. Pero las necesidades del líder de Cambiemos son más urgentes. Y apuntan a otro público: ese intangible que son "los mercados". De ahí la preocupación porque cierren rápido y bien dos negociaciones que considera clave: el nuevo acuerdo con el FMI y el Presupuesto 2019.

"Son los elementos más contundentes que tenemos para recuperar la confianza y la credibilidad. El acuerdo con el Fondo, que en 10 días lo podríamos tener, y un Presupuesto con amplio apoyo de los gobernadores y con tranquilidad en el Congreso. Primero estará seguramente lo del FMI. El Presupuesto, así sea exprés, debe pasar por las dos cámaras y no sería antes del 15 de noviembre. La foto del martes (del presidente con los gobernadores) será importante para dar sustento político al cumplimiento de las metas fiscales del año que viene", explicó una fuente oficial a Clarín.

Los dos objetivos del Gobierno corren en paralelo, pero también se cruzan. El reciente viaje del empoderado ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, a Washington reabrió la negociación con el FMI para mejorar el acuerdo por 50.000 millones de dólares firmado apenas unos meses atrás. La Casa Rosada necesita un adelanto de fondos previstos originalmente para 2019 y 2020, y, como adelantó Clarín, no se descarta una ampliación del crédito. Desde el organismo e incluso el propio presidente de Estados Unidos (principal accionista del FMI) emitieron apoyos públicos.

Uno de los puntos centrales para cerrar el nuevo acuerdo y garantizar el pago del crédito es mejorar las cuentas públicas argentinas este mismo año e ir al equilibrio fiscal" para el próximo. Esa matemática deberá quedar plasmada en el Presupuesto. Ahí es donde se cruzan las variables.

Más allá de optimismo innato del macrismo, así como el acuerdo con el Fondo no estaba cerrado pese a que lo anunció el propio Macri por TV, el Presupuesto también tiene mucho camino por recorrer. Incluso cuando falta apenas un día para la foto del Presidente con los gobernadores. Este martes, habrá dos encuentros previos, uno de los mandatarios opositores solos, y el otro de estos con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio. En este último mano a mano se espera una reunión "áspera y compleja", al decir de uno de los participantes. Final aún abierto.

La decisión de los gobernadores de dejar afuera a Sergio Massa y Miguel Pichetto de esta parte de la negociación no impide que el Gobierno intente tejer un pre acuerdo también con ellos. La votación de la reforma previsional, que incluía el Pacto Fiscal, dejó una enseñanza. Aquella vez, el acuerdo previo lo firmaron 23 de los 24 mandatarios, pero luego la votación en Diputados fue un calvario.

"Tenemos que puntear bien cuánto poder en el Congreso tienen los gobernadores, para evitar el menor ruido posible", conceden en la Casa Rosada.

¿Qué podrían garantizar Massa y Pichetto? Sin la influencia de 2016, el líder del Frente Renovador sigue conduciendo más de una docena de diputados (Felipe Solá y Facundo Moyano, por caso, ya no le responden) que pueden resultar vitales sumados a los 108 que tiene Cambiemos. El quórum y la mayoría en la Cámara baja se alcanzan con 129.

El peso de Pichetto en el Senado es aún mayor. Maneja un interbloque de 24 integrantes. Con los 25 de Cambiemos, superan holgados los 37 votos que se requieren para abrir la sesión y aprobar los proyectos. Pero la discusión por los allanamientos a las propiedades de Cristina encendió un alerta: al rionegrino le respondió un tercio del grupo. Si bien son debates completamente diferentes, está claro que el equipo no es homogéneo ni verticalista.

¿Por qué Macri considera tan importantes estas señales? Básicamente para dar garantías políticas y económicas de que no habrá problemas para pagar la deuda en 2019 y, soñando un poco más, reabrir la chance de volver a pedir deuda en los mercados como antes de la crisis cambiaria. En tiempo, falta poco. Para negociar, queda mucho.