Viernes, 21 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Deportes
i

31 agosto, 2018

Luis Enrique justifica: “Ya avancé que habría sorpresas, y habrá más”

Luis Enrique ya ejerce como seleccionador español.

Ofreció su primera rueda de prensa tras la convocatoria de su estreno con las “sorpresas” que adelantó el día de su presentación y pidiendo que el equipo “recupere la ambición” para volver a los primeros lugares del futbol mundial, evitó entrar en polémicas con las ausencias. Jordi Alba, junto a Koke, la más destacada.

Evidentemente, eso sí, le pasó factura al lateral del Barça. “Normalmente jugaremos un 4-3-3”, reconoció el seleccionador, afirmando que se trata de una selección “muy equilibrada” y, lo más claro, no negando que su relación personal con los futbolistas tendrá un peso muy destacado. Se vio a las primeras de cambio.

Jordi Alba se despidió con un mensaje directo contra su ex entrenador el día que el Barça anunció su sustituto en el banquillo del Barça y Luis Enrique le respondió de forma contundente el día que dio a conocer su primera lista como seleccionador español. “Seguro que con Valverde me irá mucho mejor”, proclamó en mayo de 2017 el lateral catalán a modo de despedida del antiguo entrenador... Sin sospechar lo que ocurriría en el equipo nacional con la tempestuosa salida de Julen Lopetegui y su sustitución en el banquillo.

La relación entre ambos nunca fue fácil en el Camp Nou, pero la última temporada del entrenador asturiano en el Barça acabó con Alba perdiendo su consideración de indiscutible en el once inicial. De los 33 partidos jugados por el Barça entre enero y mayo de 2017 el lateral catalán solamente fue titular en 19 y se quedó en 10 sin jugar un solo minuto. De hecho, tras el 4-0 encajado en el Parque de los Príncipes ante el PSG, Jordi Alba solo fue titular en 12 de los últimos 20 partidos y en 6 no jugó.

“Es muy buena pregunta... Pero me remito a hablar de los convocados”, cortó Luis Enrique cuando se le preguntó directamente si la ausencia del azulgrana se debía a un tema personal, sin querer valorar esa sorprendente decisión y remitiéndose a “mi estilo de hacer las cosas”, con una leve sonrisa... Y sin negar de ninguna forma su mala relación, inexistente, con Jordi Alba.

AMBICIÓN “Ya avancé que habría sorpresas, y en el futuro habrá más. No tengo nada que decir, ni positivo ni negativo, de los que no están en la lista”, solventó el nuevo seleccionador, que pidió “ambición” para devolver a España al lugar que, en su opinión, “le corresponde en el escenario internacional”.

Luis Enrique proclamó que España mantendrá, en la medida de lo posible, su personalidad. “El estilo será el mismo, la posesión de balón y llevar el protagonismo del juego. Quizá seamos algo inferiores a la selección que ganó el Mundial y las dos Eurocopas pero el tiempo es distinto y tenemos que evolucionar”, solventó el técnico, para quien jugar ante “dos semifinalistas del último Mundial” representará “una excelente prueba para ver dónde estamos en la actualidad”.

“Ahora mismo el ranking FIFA dice que somos novenos... Hay que trabajar para escalar posiciones, y eso requerirá de sacrificio, esfuerzo y una pizca de suerte”, explicó el seleccionador, quien aseguró que “tengo mi carácter pero no voy a imponer mano dura”, dejando clara su intención de regenerar a una selección que comienza una nueva era con la indiscutible sombra de la polémica por las ausencias y la confianza en que sean los resultados los que devuelvan una paz que con Luis Enrique siempre se ha sabido difícil.

http://espndeportes.espn.com/