Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
5b3b730031341

5 agosto, 2018

Los productos montuvios son los más vendidos en este local

Con varios troncos de madera, el manabita Wilmer Saltos construyó un stand para exhibir sus productos en las fiestas de los ganaderos de Santo Domingo, Expogan 2018.

Él confecciona y vende sombreros manabitas, monturas para caballo, hamacas y demás productos típicos del pueblo montuvio, radicado en Manabí.

Su negocio se instaló hace ocho años al frente de las instalaciones de la Asociación de Ganaderos (Asogan), en la vía Santo Domingo - Quinindé.

Los días en los que hay más ventas son los martes y jueves, que coinciden con la feria ganadera. A su local llegan unos 80 clientes en esos días. Por lo general, son finqueros y campesinos en busca de sogas, monturas o sombreros para sus jornadas laborales.

El aprendió a elaborar esos productos en la zona rural de su natal Portoviejo (Manabí). Pero hace unos 20 años dejó esas tierras para buscar un mejor futuro en Santo Domingo. Ahí trabajó como empleado privado en varias empresas, por más de 10 años.

Pero extrañaba el campo y a su provincia. Así que de a poco empezó a elaborar productos para recordar sus raíces y de a poco fue vendiéndolos en fincas y los dos años instaló su propio negocio.

Ahí también ofrece productos manabitas, que elaboran sus amigos artesanos. Una de esas son los bongos y las redes de pesca.

También vende artesanías y hamacas elaboradas por indígenas de Otavalo (Imbabura). Saltos señala que tiene diversidad de productos porque su negocio está en la vía hacia las playas de Esmeraldas y los turistas siempre hacen una para da en ese lugar para comprar algún recuerdo, un sombrero para cubrirse del sol o una hamaca tejida a mano con varios colores para sus viviendas.

Los martes y jueves las ventas ascienden hasta USD 300 diarios. Otros días de entre semana disminuyen a la mitad.

Los fines de semana son idóneos para las ventas a los turistas, que varían entre USD 200 y 250.

Otras de las fechas en las que hay movimiento de ventas son las fiestas de cantonización y provincialización. Eso debido a que en la ciudad se realizan cabalgatas y el artesano aprovecha esos eventos para vender sus sombreros, que pueden costar entre USD 10 y USD 60, dependiendo del material y los adornos.

Además, aprovecha para participar en las expoferias con todos sus productos. Él decora los estantes con sus productos, globos y espejos para que el comprador escoja los que más les gustan. “Los santodomingueños tienen la costumbre de vestir como vaqueros cada vez que vienen a las ferias de Asogan. Ahí me buscan para venderles”, comenta.

En esas fechas recibe el apoyo de sus hermanos y amigos. Unos cuidan el puesto y otros recorren la Asogan ofreciendo el producto.

Ellos también llevan mercadería como sombreros a la Expoferia, que se encuentra en el centro de la ciudad de Santo Domingo.

En ese lugar solo se venden unos 10 productos diarios, pero para Saltos es una plataforma para dar a conocer sus artesanías a la gente de la ciudad o del campo, que asiste a las festividades de cantonización.

RL