Miércoles, 19 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Turismo
1534856118_880900_1534942955_noticia_normal_recorte1

23 agosto, 2018

Los mejores y los peores destinos de cinco escritores viajeros

Por mucho que hayan recorrido medio mundo y dedicado su vida a experimentar la otredad del viaje, los escritores conservan siempre esa capacidad de mirar a lo que les rodea con la emoción de la primera vez. Para lo bueno. Y para lo malo. Montañas que se funden con el mar en Nueva Zelanda, paisajes marcianos en California y pueblos italianos donde la belleza y la destrucción forman parte de una misma experiencia protagonizan los relatos de cinco autores y amantes del viaje que comparten aquí sus mejores y sus peores experiencias recientes.

Cheryl Strayed

La mejor:

Nueva Zelanda. Era mi primera vez  y eso tenía un gran significado para mí ya que siempre fue mi sueño. Lo que vi superó mis esperanzas. No tengo palabras para describir la belleza de la naturaleza que caracteriza la isla. “Podría perfectamente vivir aquí”, recuerdo haber pensado en repetidas ocasiones. Lo que más me marcó fue recorrer el sendero de Milford Track (de unos 53 kilómetros, cinco días de marcha), en medio al parque natural de Fiordland. Este famosísimo trekking, sobre el que se ha escrito mucho, empieza al cabo del lago de Te Anau y te lleva hasta Milford Sound. Pese a haber leído mucho sobre ello en revistas y artículos de prensa, lo que me encontré allí me dejó pasmada. Aunque todo el camino es sobrecogedor —bosques lluviosos, lagos, cascadas, puentes colgantes, picos nevados— Milford Sound, el lugar donde termina el sendero, es absolutamente magnífico. Allí las montañas se funden con el mar. Honestamente, jamás vi algo tan espectacular.

La peor:

Siempre recuerdo algo que me dijo mi madre hace muchos años, cuando aún era joven y mis viajes se limitaban a Estados Unidos: “Hay belleza en cualquier Estado”. Y es verdad. Hasta en Andorra. Recuerdo que hace unos meses iba a ir al principado y mis amigos que ya habían estado me decían: no vayas, no hay nada interesante, vete a España que es más lindo. Finalmente llegué a Andorra, descubrí unos caminos de senderismo hermosos. Me pasó lo mismo con Dubái donde estuve este año. No es el tipo de país que me atrae porque me gusta hacer cosas al aire libre, pasear, pero pese a eso, me lo pasé muy bien y me pareció interesante.

Cheryl Strayed es una escritora norteamericana cuyo último libro, Wild ( 2012), se convirtió en la obra de referencia de los amantes del backpaking y fue adaptado al cine en 2014 por Nick Hornby, con Reese Witherspoon en el papel de Strayed. Sus relatos de viaje son regularmente publicados por The New York Times Magazine y The Washington Post Magazine.

Geoff Dyer

La mejor:

El Death Valley. Un sitio increíble que muchos hemos descubierto gracias a la película de AntonioniZabriskie Point. Aunque fuimos ocho veces con mi mujer desde que vivimos en California, la belleza del paisaje nos sigue impactando con la misma fuerza. Es sencillamente fantástico. La mayoría de la gente suele llegar hasta el Zabriskie Point y da marcha atrás, pero si sigues avanzando, a menos de un kilómetro, te encuentras perdido en medio de un paisaje que parece de otro planeta. Es como estar pisando Marte. La luz es increíble, te sientes completamente inmerso en el paisaje. Para alguien que, como yo, se crio en Inglaterra, en esa pequeña roca en medio del Atlántico, o como dijo D.H Lawrence, ese país del tamaño de un patio trasero, toda la zona del suroeste de EE UU, con su inmenso cielo, es algo totalmente increíble.

La peor:

Ha sido más bien el mejor sitio que no conseguí ver. Acudí al Hay de Arequipa en Perú. Como en todos estos festivales literarios a los que nos invitan, los billetes se reservan con muchísima antelación y no presté atención. Solo cuando ya faltaban unos días para el viaje me di cuenta: ¡Por supuesto, Machu Picchu está allí! Llevaba años queriendo ir pero ya era demasiado tarde. He sido muy estúpido… y más sabiendo que Arequipa está al lado...

Geoff Dyer es un inclasificable escritor británico. Combina narración, ensayo y reportaje en libros de viajes como Yoga para los que pasan del yoga o Arenas blancas. Experiencias del mundo exterior.

Monisha Rajesh

La mejor:

Dubái. Mi hija nació en mayo de 2017 y aunque me advirtieron de que esto sería el principio del fin de los viajes de aventura en el futuro más inmediato, yo estaba convencida que tener una niña no iba a cambiar la manera que he escogido de ver el mundo. En un viaje a Dubái me la llevé y recordé las sencillas bellezas que se nos pasan por alto en el mundo. Jugando en un embalse de agua, ella puso sus pequeños y rollizos dedos entre la arena, fascinada con la humedad, dejándose llevar por la impresión que le causaba dejar impresas las huellas de sus pies mientras el agua le lamía las impurezas incrustadas en los pies. Viendo como disfrutaba y lo feliz mientras descubría estas cosas por primera vez me hizo pensar que debemos ir más despacio, mirar a lo que nos rodea y tomarlo como si fuera la primera vez que lo contempláramos.

La peor:

Mientras investigaba en el Ferrocarril de la Muerte, en el norte de Tailandia, visité un museo en el paso de Hellfire (entre Tailandia y Birmania). Mientras andaba por los restos que dejaron los viajeros en la jungla, me horrorizó ver a jóvenes turistas apoyados junto a los árboles sacándose selfies. Parecían inconscientes respecto a la intensidad y el peso del lugar, ajenos a los cientos de muertes que habían ocurrido en el territorio que estaban pisando. Fue la primera vez en mucho tiempo que sentí tanta rabia y disgusto.

Monisha Rajesh es una periodista y escritora indio-británica. Es autora de Around India in 80 Trains (2012) en el que plasma un viaje de cinco meses en ferrocarril. Colabora con frecuencia con The Guardian y The Telegraph.

EL PAÍS