Lunes, 24 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Salud
_98586545_espermat

10 septiembre, 2018

Los hombres que sufren vergüenza en secreto por no producir espermatozoides

La infertilidad masculina es ahora la mayor razón por la que las parejas de Reino Unido piden hacerse tratamientos de fecundación in vitro (FIV).

Pero cuando a Craig Franklin le dijeron sin contemplaciones que no tenía esperma se sintió solo y emasculado.

No es el único: para los hombres recibir la noticia de que son infértiles puede ser una experiencia solitaria y devastadora.

"El médico me dijo 'No produces espermatozoides, no serás capaz de tener hijos. Listo, puedes irte'", le dijo a la BBC este británico de 39 años.

"No me dieron ningún tipo de apoyo", lamenta.

El impacto de la noticia le dio duro y casi rompió su relación con su compañera Katie.

"Durante mucho tiempo me sentí furioso. Me volví loco con el dinero", le dijo al programa de la BBC Victoria Derbyshire.

"Mi rendimiento en el trabajo se deterioró mucho, hasta el punto de que perdí el puesto a finales del año pasado", cuenta.

"Me rompió el corazón. Vi cómo se rompía un hombre", dijo por su parte su pareja, Katie.

"No se sentía un hombre, y eso es injusto", agregó.

Tratamiento invasivo a las mujeres para un problema del hombre

La experta en fertilidad Sheena Lewis, presidenta de la British Andrology Society,que trabaja para mejorar el cuidado de la salud reproductiva del hombre, cree que estamos antes un problema "urgente", que es la falta de atención a la infertilidad masculina.

La calidad del esperma del hombre en el mundo occidental está en declive pero se sabe muy poco sobre cómo mejorarla, y hay pocos tratamientos disponibles en los sistemas de salud pública.

En el sistema de Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) "a los hombres no los cuidan bien, no los diagnostican y no los atienden", dice Lewis.

Para la experta eso condujo a la situación actual que califica de "absurda", en la que a las mujeres les dan rutinariamente FIV, un tratamiento caro e invasivo, incluso cuando no hay problema alguno con su propia fertilidad.

"La mujer actúa como una terapia para un problema del hombre (de calidad de esperma)", dice Lewis.

"Le estamos haciendo un procedimiento invasivo a alguien que no lo necesita, para tratar a otra persona. Eso no ocurre en ninguna otra rama de la medicina", valora.

EL PAÍS