Domingo, 22 de Abril del 2018. Guayaquil, Ecuador
Opinión
opinion-la nacion

16 abril, 2018

LLEGO LA HORA DE LA VERDAD

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Señor Presidente :

Los hechos criminales narco guerrilleros ya fueron consumados y por informaciones recibidas fueron realizadas mucho antes de ser conocidas públicamente, lo que usted hizo con las manos y con los diálogos su trío perverso compuesto por la Canciller, Ministro de Defensa Nacional y Ministro del Interior lo han eliminado con los codos y la incapacidad de resolver un problema que lo compromete directamente a Usted por haberlos mantenido en el gabinete a los tres incapaces comunistas continuistas, que no solamente debieron ser cancelados de sus cargos si no también detenidos para investigarlos a quien rinden cuentas.

La Canciller aprovechando de su íntima amistad, que le da impunidad declaró en Lima que lamenta la exclusión del sanguinario genocida de Nicolás Maduro a la Cumbre de las Américas, declaración que la desenmascara como una comunista activa que favorece las intenciones de tomarse el Ecuador como de hecho lo están logrando con su beneplácito. Es de suponerse que las declaraciones fueron hechas con su consentimiento, si no fuera así ya debería estar cancelada e investigada por aprovecharse de su cargo, hacerlo quedar mal y hablar en nombre del Ecuador que no quiere ingresar al comunismo corrupto y hambreador que ella admira.

Le llegó la hora de su definición Señor Presidente, se declara oficialmente continuista comunista retornando a sus orígenes políticos o se decide por el cambio eliminando el continuismo comunista de su gabinete apartando a todos sus amigos y amigas del Gobierno.

Su colega Colombiano tiene los mismos defectos y aficiones que su antecesor, no son personas confiables, bien podría iniciarse una campaña para que le retiren el premio Nobel de la paz que lo único que consiguió es pasarnos la guerra a nuestro país que era una isla de paz hasta que llegó la robulucion ciudadana con un demente acomplejado y corrupto al poder.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.