Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Tecnología
1535625057_831732_1535625266_noticia_normal_recorte1

31 agosto, 2018

Llegan los televisores 8K, ¿de verdad hacen falta?

Los fabricantes tecnológicos suelen adelantarse a las necesidades de los usuarios. En el caso de los televisores, llevan años de ventaja. Cuando apenas se ha implantado el formato 4K o de Ultra Alta Definición (UHD),las marcas van a sacar al mercado los primeros televisores 8K. Con el nuevo formato, los píxeles (los puntos de color que componen una imagen) alcanzan los 32 millones, cuatro veces más que un televisor UHD de 4K y 16 veces más que los aparatos Full HD. La consecuencia es una imagen más nítida, cercana al 3D.

Samsung y LG han aprovechado la feria electrónica de consumo IFA de Berlín para presentar los primeros aparatos con resolución 8K. En el caso de Samsung, su modelo Q900R en varios tamaños saldrá al mercado el próximo mes de octubre mientras que LG no tiene calendario de comercialización para su LG OLED 8k de 88 pulgadas. En realidad, no se trata del estreno mundial de esta tecnología. La japonesa Sharp ya comercializa desde la primavera pasada su modelo LV-70X500E de 8K, aunque con una publicidad y unas ventas muy discretas.

Y si la calidad de la imagen se dispara en los televisores 8K, el coste no le va a la zaga. Las marcas se han cuidado mucho de hablar de precios –tal vez para no asustar a sus clientes- pero en el caso de Samsung el rango estará entre los 5.000 y los 15.000 euros, según los modelos de 65, 75 o 85 pulgadas. Un precio que será superado seguramente por el 8kKde LG de 88 pulgadas, que se iría muy por encima de los 20.000 euros.

Además de los precios, llama la atención la casi nula oferta de contenidos en 8K. Las cadenas tradicionales de televisión ni siquiera han apostado por el 4K, que se reserva a las nuevas plataformas como Netflix, HBO, Amazon, Vudu o YouTube, y a algunos acontecimientos deportivos de máxima audiencia (como el Clásico Real Madrid-Barcelona de la Liga). Asi que se estima que solo hay 5.000 títulos en 8K (fundamentalmente en los canales de vídeo YouTube y Vudu).

A la vista de estos hándicaps de disponibilidad y precio, el consumidor puede preguntarse si realmente merece gastarse un dineral para hacerse con los primeros televisores 8K. La respuesta de las marcas, por supuesto, es afirmativa. Su primer argumento es que, todos los contenidos que se graban en 4K también están listos para ser emitidos en 8K, por lo que cuando las cadenas den el paso, el catálogo de contenidos se multiplicará al instante.

El segundo argumento es que, gracias al escalado, se mejora tanto la calidad de la imagen como la del sonido, independientemente de cuál sea la calidad o el formato de la fuente original, es decir, la programación estándar de las cadenas. Por eso, las marcas estiman que el desarrollo del 8K no es una quimera. LG espera distribuir cinco millones de unidades en 2022.

Samsung apuesta por la inteligencia artificial

Precisamente, el Q900R de Samsung presume de una tecnología propia (8k AI Upscaling) para el escalado de 8K con inteligencia artificial gracias a 256 algoritmos de su procesador (Quantum Processor 8K) que es capaz de reconocer y escalar el contenido para que se muestre con calidad 8K, independientemente de si el usuario está viendo contenidos a través de un servicio de streaming, descodificador, HDMI, USB o incluso una duplicación de la pantalla del móvil.

Los televisores 8K de Samsung son capaces de producir picos de brillo de hasta 4.000 nits, un estándar que hasta ahora solo cumplían la mayoría de los estudios de cine. Y gracias a la tecnología HDR10+, ofrece una reproducción cromática que consigue imágenes naturales de gran realismo tal y como se concibieron originalmente.

Además, el Q900R cuenta con la tecnología Direct Full Array Elite de la línea QLED de Samsung para conseguir un mejor contraste y un control preciso de la retroiluminación, de forma que el televisor reproduce el 100% de volumen de color También añade las características propias de la marca como Ambient mode que analiza el entorno y genera un fondo de pantalla que se integra con el espacio que rodea el televisor, y SmartThings para sincronizarlo con otros aparatos.

EL PAÍS