Jueves, 26 de Abril del 2018. Guayaquil, Ecuador
Salud
1523958871_278868_1523960312_noticia_normal_recorte1

17 abril, 2018

Leer cuentos a tu bebé hará que sea más listo en el cole I

La lectura tiene muchos beneficios, como son, entre otros, despertar la imaginación de pequeños y adultos o favorecer las conexiones neuronales del cerebro de nuestros pequeños. Un último estudio asegura que, además, leer en voz alta a nuestros hijos desde que son bebés les podría ayudar a enfrentar mejor su vida escolar futura. En concreto, para los autores del estudio, “leer en voz alta podría prevenir conductas negativas como la hiperactividad y fomentar las positivas, como la concentración o la atención”, según se desprende de un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Nueva York.

El momento de lectura suele ser por la noche o por la tarde. Cuando tanto padres como hijos ya han terminado con sus tareas cotidianas, “por lo que se suele dar en un entorno acogedor y cálido”, inciden. El estudio, publicado en Pediatrics, evaluó a 675 familias. El análisis consistió en grabaciones de vídeo en las que los padres estaban leyendo en voz alta o jugando con sus hijos desde los cero hasta los tres años. Las conclusiones mostraron que “los niños que participaron en el programa tuvieron menos problemas de atención y conductas disruptivas cuando empezaban su vida escolar que aquellos que no lo hicieron”. Además, esto mejora si los progenitores continuaban con esta rutina pasados los tres años.

“Cuando una padre lee un cuento a un niño o juega con él, el pequeño tiene que prestar atención tanto a su progenitor como a la actividad. Además, es una oportunidad para que se conviertan en adultos con un buen modelo de conducta”, añaden. Los autores también inciden en que en la actualidad los progenitores pasan menos tiempo con sus hijos, “relegando esta tarea a los dispositivos digitales”. Una pena, ya que fomentar esta lectura es muy positivo.

En este estudio, "queremos enfatizar nuestro apoyo para que desde la atención primaria pediátrica se promuevan actividades positivas para los padres e hijos, como lectura de cuentos en voz alta y el juego, ya que mejoran el desarrollo social y emocional de los pequeños, como se refleja a través de la reducción de conductas disruptivas –ansiedad o hiperactividad–. Nuestra investigación también sugiere que estos programas pueden dar lugar a diferencias clínicamente importantes en los resultados educativos a largo plazo de los niños, dado el papel fundamental de estas tareas para el aprendizaje infantil", concluyen los autores.

(El País/La Nación)*