Lunes, 20 de Agosto del 2018. Guayaquil, Ecuador
Turismo
virgen-de-el-cisne-3

9 agosto, 2018

La peregrinación más antigua del Ecuador, una devoción con más de cuatro siglos

424 años de la peregrinación a la sagrada imagen  de la Virgen de El Cisne y miles de devotos se preparan para honrar y realizar una de las más grandes peregrinaciones de Latinoamérica en honor a la Virgen de El Cisne.

Desde hace 424 años los fieles recorren aproximadamente 75 kilómetros desde el Santuario de El Cisne hasta la ciudad de Loja.

El Párroco-rector del Santuario de la Virgen de El Cisne, Armando Jiménez dio a conocer que la peregrinación representa momentos de recogimiento, largas caminatas,  y celebraciones religiosas al tiempo de generar un fuerte movimiento social dinamizar la economía de los lugares  por los que pasa la imagen en la ruta hacia Loja, como las  parroquias y cantones El Cisne, San Pedro de la Bendita, Catamayo y Loja.

Según el Presidente de la Junta Parroquial, Julio Macas, estima que la parroquia El Cisne en el período comprendido del 1 al 15 de agosto,  los 500 comerciantes que se congregan en la parroquia generan una ganancia de 500 dólares cada uno.

Estos datos permiten asegurar que el turismo religioso dinamiza las economías locales, debido a la gran cantidad de fieles y devotos que demandan servicios de hospedaje, alimentación y comercio, entre otros.

Veneración a la Virgen

A decir del sacerdote Julio Sanmartín, Vicario del Santuario de El Cisne, la devoción a la imagen de “Nuestra Señora de El Cisne”, también conocida como “La Churona”, inicia en mayo por el mes de María y dura aproximadamente seis meses entre peregrinaciones, misas y festivales musicales.

Luego,  se organiza la fiesta mayor de agosto, septiembre y noviembre cuando la Virgen permanece en Loja y después retorna al Santuario del Cisne en medio de una fiesta grande. El 1 de enero los devotos retornan al Santuario en agradecimiento al año que terminó, así  como para pedir favores para el nuevo año.

Primera peregrinación

Según el Párroco-Rector Jiménez, quien se basa en documentos históricos, la primera peregrinación que se realizó por las parroquias aledañas data de 1830. Al cumplir los 100 años de la primera peregrinación, en 1930, la Santa Sede dispuso que la Virgen de El Cisne fuera coronada como Reina y Señora de todo lo creado.

Decreto del Libertador Simón Bolívar

Para el Párroco-Rector del Santuario de El Cisne, Armando Jiménez, tal fue la importancia de la advocación a la Virgen de El Cisne, que en 1829, desde el cuartel General de Guayaquil, el Libertador Simón Bolívar expidió un decreto indicando se conceda privilegio de feria desde el 10 de Agosto hasta el 12 de septiembre de cada año, durante la Festividad de Nuestra Señora del Cisne. Además, señaló que, de acuerdo con la autoridad eclesiástica de la Diócesis de Loja, esta fiesta debía trasladarse anualmente a la ciudad de Loja.

Las romerías cuentan con fechas fijas a partir del año de 1830, cuando se da cumplimiento a lo dispuesto por el Libertador Simón Bolívar, cuyo texto fue expedido como respuesta favorable a la petición del Cabildo Lojano, realizada mediante sesión del 8 de mayo de ese año. Entre otras propuestas, se expresa: “Pídase la traslación de la romería del Cisne a esta Capital, exenta de todo derecho”, cuenta el  Párroco-rector del Santuario de la Virgen de El Cisne.

Santuario-Basílica

Según el Vicario de El Cisne, Evaristo Soto, hasta la fecha se han edificado cuatro templos para venerar a la imagen de la Virgen María en la advocación de El Cisne. El primero fue una humilde choza con techo de paja. Para el segundo se efectuó una pequeña ampliación y se colocó techo de teja. El tercero se construyó en 1750 y contó con imágenes religiosas de la Escuela Quiteña.

La edificación de la  Basílica actual es una construcción gótica de estilo ojival, cuya construcción inició el 15 de agosto de 1934. Fue concluida por los Padres Oblatos el 17 de noviembre de 1978. En su interior se venera una imagen de la Virgen María tallada en cedro por Diego de Robles.

El Sacerdote Soto, Vicario de El Cisne, sostiene que “La imagen cautiva a todo tipo de personas, tanto nacionales como extranjeros,  y de peregrinos de muchas partes del  mundo. Los caminantes de todas las regiones del país llegan hasta la parroquia El Cisne, para participar de una de las peregrinaciones más  antiguas del Ecuador”, enfatiza Soto.

El Ministerio de Turismo impulsa el desarrollo y fortalecimiento del turismo religioso en el país, segmento que ha adquirido mucha fuerza a escala mundial.