Viernes, 20 de Octubre del 2017. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
Andrés Sánchez enseña las bebidas que ofrece en el sector de Cumbayá. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Andrés Sánchez enseña las bebidas que ofrece en el sector de Cumbayá. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

11 octubre, 2017

De la hierba mate pasó a la guayusa y al jengibre

Importaron la hierba mate y elaboraron un menú sencillo, preparado la noche anterior por ellos.

Una experiencia en Hawai le permitió a Andrés Sánchez emprender su propio negocio: un restaurante. Vendía sánduches, pero ahora es conocido por La Famosa, una bebida carbonatada elaborada a base de limón, guayusa, jengibre y panela.

El proyecto tomó forma hace siete años, tras una estadía del mismo tiempo en la isla que es parte de EE.UU. Sánchez llegó a Hawaii tras ganar una beca deportiva, pero al mismo tiempo trabajó como mesero en diferentes restaurantes.

Allí estudió Negocios y conoció a Codi Brown ,la socia con la que arrancó Bigoté, donde también se venden sánduches, café, limonadas, postres y más. El negocio evolucionó a lo largo del tiempo. Al inicio el propósito era vender té de hierba mate. Con la idea en mente dejaron la isla, llegaron a Ecuador y abrieron Bigoté, en Cumbayá.

Importaron la hierba mate y elaboraron un menú sencillo, preparado la noche anterior por ellos. Sánchez recuerda que al inicio fue difícil porque casi no dormían. “Cerrábamos el local, llegábamos a casa y empezábamos a cocinar para el día siguiente”.

El negocio arrancó con cuatro personas, ahora son 11 las que atienden cada día a decenas de jóvenes, la mayoría alumnos de la Universidad San Francisco de Quito, en Cumbayá. Fueron ellos, precisamente, los que bautizaron a su producto estrella con el nombre de La Famosa. Con ese nombre, este emprendimiento participó en un concurso de ConQuito, Agencia de Promoción Económica, con el objetivo de ingresar a las perchas de supermercados.

Así surgió la bebida elaborada a base de guayusa, planta que sustituyó al mate en la receta original, en donde tampoco había gas. La bebida se hizo popular entre los estudiantes y ahora se venden cada mes 1 000 limonadas tradicionales -sin gas- al mes y 1 000 con gas. El costo de cada botella es de USD 1,75.

La idea de llevar la limonada tradicional a una versión carbonatada surgió en el 2015, tras participar en El Carpazo, un encuentro musical que se realiza en Quito. Tras ese encuentro, Sánchez se asoció con Juan Manuel Santos, propietario de Java Cervecería.

Desarrollar la fórmula para carbonatar la bebida les tomó varios días: dos de esos se trasnocharon. Transportaron la bebida en barriles y al final del día vendieron más de 3 000 botellas. “Fue un éxito total”, recuerda Sánchez.

Después de varias sugerencias de sus clientes La Famosa finalmente salió a la venta en julio pasado. La bebida se embotella en una planta ubicada en Puembo. Mientras este emprendedor espera el visto bueno para comercializar su producto a nivel nacional, los estudiantes continúan deleitando el paladar con la bebida refrescante y algo picante. Uno de ellos es Charlie.

“La consumo desde hace dos años. Me gusta la limonada tradicional, pero la que tiene gas definidamente es mucho mejor”, contó. La clientela también espera que La Famosa se venda en grandes cantidades para que el precio se reduzca.

“No será mucho, pero ese es el objetivo”, afirmó Sánchez. La guayusa que se utiliza para la producción de los refrescos de La Famosa se cosecha y se procesa en la comunidad Río Blanco, en el Tena. Tres familias oriundas de la zona son las encargadas del proceso. De acuerdo con el dueño de Bigoté cada mes se procesan 50 kilos de guayusa.

El producto es orgánico, al igual que los que utiliza en la preparación de sánduches, postres y bebidas de esta iniciativa. (Revista Líderes)