Jueves, 20 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Opinión
opinion-la nacion

7 septiembre, 2018

LA FRUTA PODRIDA

Luis Hidalgo Vernaza luishidalgov@gye.satnet.net

Se dice que, si se coloca una fruta podrida con otras en buen estado, la descompuesta termina dañando a las demás. Gran verdad que se ve reproducida incluso en los seres humanos.

Con el cambio de estilo de gobernar que introdujo Lenin Moreno, así como el llamar al dialogo y la paulatina renovación de los pillastres correistas, muchos pensaron que las cosas cambiarían radicalmente, pero parece que se equivocaron. La contaminación de la putrefacción aún sigue.

¿Cómo se combate para que la podredumbre no continúe infectando al resto de la fruta? Se tiene que botar al tacho la que está causando el problema y las restantes se deberán lavar y desinfectar, caso contrario se tendrá que desechar toda.

Muchos recordaran la medida que tomo León Febres Cordero al asumir la Alcaldía de Guayaquil. Clausuro el municipio para desratizar, fumigar y destruir todo aquello que había quedado de la administración anterior, incluyendo lo que en el argot popular se conocía como los pipones. La disposición causo sorpresa y algunas protestas, pero sus resultados fueron excelentes.

¿Qué tiempo toma una fruta o una persona en dañar a otra? Dependerá del tipo de contaminación y grado de infestación, solo ahí se sabrá si es posible redimir o rehabilitar a la persona. En todo caso el lapso tiene mucha importancia; si es lento mayor contaminación, mientras más rápido se lo ataque mejor resultado.

El gobierno está muy pesado en la toma de decisiones, por lo que la corrupción sigue haciendo sus estragos. Los corruptos tienen aún el campo fértil y han empezado a contaminar a los nuevos. El reciclaje utilizado por el correismo era la mejor estrategia para que todos los verdes puedan hacer fortuna y la formula no ha variado.

Cuando el río suena piedras trae, dice el refrán. Se escuchan ruidos a nivel de Organismos de Crédito donde las comisiones siguen siendo factor para los desembolsos. Un exministro sin querer queriendo indico que el cargo tenía un precio. El nivel de conocimiento y la evaluación para nuevos burócratas no sirven para nada, el fin es lo más importante, además han aumentado.

En la Asamblea se denuncia una corrupción que se podría llamar doméstica. La voracidad es tal por parte de algunos o algunas, que obligan a los Asesores a pagar valores para contribuir con el movimiento o para compras de alimentos, vestimenta, gasolina, etc. La corrupción y la podredumbre es tal, que se llega al peseteo.

La lucha contra la inmoralidad que dejó el correismo es dura. Sembró odio, lucha de clases, violencia, drogadicción, etc., de lo que no es fácil salir, pero será más difícil mientras no se retire del gobierno a la fruta podrida que infecta a los demás.