Martes, 16 de Enero del 2018. Guayaquil, Ecuador
Deportes
Javier Tebas y su mirada sobre la Superliga Argentina. Foto: Diego Spivacow-Agencia AFV

Javier Tebas y su mirada sobre la Superliga Argentina. Foto: Diego Spivacow-Agencia AFV

13 enero, 2018

Javier Tebas, presidente de la Liga Española: “Nos conviene a todos una liga fuerte”

El dirigente de origen costarricense predice que en 4 o 5 años la Superliga argentina puede convertirse en una marca.

Aunque nació en San José, la capital de Costa Rica, hace 55 años, Javier Tebas vivió y se graduó de abogado en España. Y asegura que la Argentina es su segundo país. Lo visitó para ver cómo su pequeña criatura, la Superliga, nacida en agosto, da sus primeros pasos. "He empujado un poquito para que se creara. No sé si soy el padre o no, pero sí me llevé una alegría muy fuerte el día que supe que se constituía", dice durante una entrevista con la nacion el mismo hombre que a fines de los '90 asesoró a Marcelo Tinelli en la compra del Badajoz y que en 2016 les habló durante tres horas a los dirigentes de primera y la B Nacional para convencerlos de que el camino era escindir a la elite del paraguas de la AFA.

-¿Cuánto tiempo piensa que necesita la Superliga argentina para desarrollarse en el mundo?

-Si se dan las circunstancias previas de control económico, de control de los estadios, en 4-5 años la liga argentina puede tener una buena marca en el mundo.

-¿Cuánto de lo que Ud. asesoró a los clubes argentinos en 2016 se está implementando ahora?

-El crear la propia institución y saber que es buena para el fútbol es lo fundamental. No te estás yendo de una federación ni mucho menos, sino que es una forma diferente de organizar el fútbol.

-¿Cómo hizo la liga española para que los clubes no le mientan al informar lo que gastan?

-Como en todos lados, cuando uno miente...lo castigan, ¿no? Con medidas disciplinarias. Los clubes estaban convencidos de que tenían que tener un control económico.

-¿En la Argentina lo están?

-Nadie va a estar en contra, lo que pasa es que costará convencerlos. Pero nadie va a estar en contra cuando vean lo que es el final. El primer año que instauramos el control económico, la liga recaudó casi 2 millones de euros en multas. Y hubo equipos que fueron descendidos de categoría. Después de cuatro años, no hemos recaudado nada en multas, ya nadie incumple y no hay descensos.

-¿A la liga española muchas veces se la acusa de fomentar el duopolio entre Real Madrid y Barcelona. ¿Qué opina? ¿Pasará lo mismo con River y Boca en la Argentina?

-No. Yo no puedo quitar la naturaleza del mercado. El Real Madrid y el Barcelona ganaban competiciones cuando no había televisión. Cuando la televisión era en blanco y negro y había un canal, también ganaban: siempre ha habido esa brecha. Quiero tener al Barcelona y al Real Madrid como son, lo que no quiero es que ganen por 100 puntos las competiciones. Si nosotros conseguimos que una liga de 20 el que gane la liga la gane con 80-85 es muy probable que se metan otros clubes a competirles. Para eso, el resto tiene que tener la posibilidad de mantener sus figuras y sus jugadores, y para eso hay que subirles su masa salarial. Para la industria, además, que haya dos o tres clubes que sean un poco más grandes, no pasa nada. Tenemos la suerte de que el mundo del fútbol son 90 minutos y no está todo dicho.

-El problema es que no haya clase media...

-Pero yo creo que la va a haber. Aquí la hay. El sistema de reparto que se está planteando de los derechos de TV hace que haya clase media.

-Usted se plantea dos retos a resolver para ayudar a la liga argentina: la violencia y el control económico. ¿Qué solución visualiza para la violencia?

-Primero, y lo tengo muy claro, con un cambio de actitud. Hace cuatro años, en España, también lanzamos este mensaje. Todo aquello que ocurra dentro o fuera del estadio, que sea una pelea de hinchas, de barras bravas, es un problema de los clubes. Y no podemos ser ajenos: tenemos que trabajar. Lo segundo: en algún momento, los clubes que apoyen a los violentos tendrán sus sanciones también. Porque todos sabemos (y a mí me pasaba en España) aquello de "les ponemos el colectivo y les damos las entradas". Eso se ha acabado en España. Ahora hay un reglamento de entradas muy especial que evita esas cuestiones..

-¿Preocupa la radicalización del público catalán?

-Hace unos 5 años cantaban por la independencia en el Nou Camp. Tampoco era todo el estadio... Hay un problema de ordenamiento jurídico y, como lo dictan las normas, con más o menos traumas, se va a solucionar en unas semanas.

-¿No está en agenda deportiva?

-No.

-¿Minimiza un poco el conflicto?

-No. Lo realizo. Lo hago real. Lo que pasa es que al independentismo le ha interesado agrandar el conflicto. Es un conflicto. Es un problema. Lo que hay que cumplir son las normas.

-¿Se imagina una liga sin Messi por cuestiones políticas?

-Messi es sinónimo de la Liga y va a seguir con nosotros.

-¿Y por cuestiones económicas? ¿Hay riesgo de que lo vendan?

-No, tampoco. El Barcelona no tiene problemas como para desprenderse de Messi.

-Ud. dice que los clubes argentinos tienen que mantener su talento para crecer. Pero la liga española también se aprovecha del talento argentino.

-Yo defiendo que las industrias sean fuertes en todos los países. Al final, si hay buen talento argentino, vendrá un club europeo y lo comprará. Pero si el equipo argentino está económicamente bien, en vez de llevarse tres millones de dólares, se va a llevar 30. Y con esos 30 crearán estructura, dinero, crearán riqueza en el país, y por eso es muy importante poder mantener el talento.

-Aunque termine encareciéndose el precio del jugador...

-Hará que se pague lo que realmente tiene que valer. A mí no me gustan las ligas pobres para llevarme el talento barato de América. Quiero una liga fuerte en Argentina, en Uruguay y en Perú. Eso nos conviene a todos.

LA NACIÓN ARGENTINA