Martes, 22 de Mayo del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
img_mordonez_20180117-141157_imagenes_lv_terceros_carles_serradell_2-kqo-u433796229381kuh-992x558lavanguardia-web

14 febrero, 2018

Inveslar, la democracia en el mercado inmobiliario

La plataforma de inversión inmobiliaria permite microinversiones en propiedades vía crowdfunding

Inveslar, The Urban Investors es una compañía de financiación colectiva inmobiliaria. Una plataforma de inversión inmobiliaria online que permite a personas y empresas invertir en la compra de inmuebles para obtener rentabilidades por el alquiler y posterior venta. Crowdfunding inmobiliario.

Nacida en Girona en 2016 y con siete empleados, Inveslar ya factura dos millones de euros. A día de hoy, ya se ha devuelto más de 800.000 euros a los inversores, más del 38% del dinero invertido en la plataforma, una “realidad a los que pocas empresas de la competencia pueden hacer frente”, según Carles Serradell, consejero delegado. “No existe prácticamente la fuga de clientes” y siempre “se suma pero no se pierde”, señala como punto fuerte.

La importancia del ‘crowd’

El ‘crowd’ es la base del negocio. “Una base grande de inversores debe prevalecer siempre frente a una aportación muy elevada de pocos”, comenta Serradell. “La clave de este tipo de negocio es que haya una gran variedad de proyectos en los que mucha gente pueda invertir, diversificando sus ahorros”.

La empresa se acerca a los 3.000 usuarios registrados. El 60% invierten en más de un proyecto. Hay incluso usuarios que han estado en todos los proyectos lanzados por la compañía, que se nutren de otras inversiones y distribuyen sus ganancias en nuevos proyectos.

Diversificar la inversión

El factor diferencial de la empresa, según apunta Serradell, es que “de la economía colaborativa” se refuerza “la propiedad del mundo compartida”. Así, cree que mediante esta forma de financiación se tiran “las barreras de entrada al suelo” y da la oportunidad a “todo el mundo” a hacer “microinversiones” según “la capacidad de ahorro”.

Además, el crowdfounding inmobiliario “permite diversificar el producto invertido”. Así, el proyecto es “mucho más potente que la simple economía colaborativa”.

Dividir riesgos y democratizar la inversión

“Sale más a cuenta invertir en el crowdfounding”, afirma Serradell. Así, “se dividen los riesgos”, se evitan “dolores de cabeza” y se “diversifica” la inversión. Si todos los ahorros se apuestan en un único proyecto, “aumenta el riesgo a perderlo”. La ve como una “buena estrategia” para “complementar un plan de pensiones”.

La tecnología es un “factor esencial” para llevar a cabo este tipo de proyecto, señala. “Permite transferencias automatizadas, conocer el porcentaje de la propiedad que pertenece a cada inversor... Y el mismo software hace la retención para la declaración de la renta”, continúa. Gracias a la tecnología, “la plataforma online ha conseguido democratizar el mercado de la inversión inmobiliaria”. Para apoyarlo, invierte constantemente en mejorar la plataforma.

Internacionalización del mercado

De cara al futuro, el modelo “abre las puertas al mercado internacional”, lo que da margen para internacionalizar el negocio, pues “gracias a la automatización de los procesos” será posible que una persona invierta en un proyecto de otro país. El mundo es el límite.

VANGUARDIA