Sábado, 22 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Internacional
Un paciente de 39 años recibiendo una inyección con la vacuna experimental para el virus Ébola (VRC), desarrolla por las compañías NIAID y GlaxoSmithKline (GSK). (Efe).

Un paciente de 39 años recibiendo una inyección con la vacuna experimental para el virus Ébola (VRC), desarrolla por las compañías NIAID y GlaxoSmithKline (GSK). (Efe).

6 septiembre, 2014

Ingresan a hospital a tercer estadounidense con ébola, tras llegar de Liberia

Hasta ahora no se han dado a conocer detalles de la condición del médico, aunque varios medios locales han señalado que el paciente fue a pie hasta el avión que lo trajo a EE.UU., vestido con un traje hermético.

Atlanta. El tercer estadounidense infectado con ébola aterrizó en la Base Aérea Offutt, en Omaha (Nebraska), tras lo cual fue ingresado en un centro médico de esta ciudad para continuar su tratamiento contra la enfermedad que adquirió mientras trabajaba como voluntario en un hospital de Monrovia.

Rick Sacra, médico de 51 años, llegó a primera hora de esta mañana en un vuelo privado desde Liberia a Estados Unidos y será tratado en un área aislada del Centro Médico de Nebraska en Omaha, de acuerdo con la organización religiosa a la cual está vinculado.

Tras ser diagnosticado con la enfermedad, Sacra recibió tratamiento en una sala aislada de ELWA, el centro que SIM tiene en la capital de Liberia, hasta que el grupo misionero efectuó las coordinaciones para concretar su traslado al Centro Médico de Nebraska, en Omaha. El de Omaha es uno de los cuatro hospitales en Estados Unidos que cuenta con una unidad especial para tratar enfermedades altamente contagiosas. "El Centro Médico de Nebraska provee un avanzado equipo de supervisión y una amplia disponibilidad de opciones de tratamiento", señaló el presidente de SIM, Bruce Johnson.

Sacra regresó a Liberia el mes pasado tras saber que Nancy Writebol y Kent Brantly, los otros dos estadounidenses enfermos de ébola, habían sido contagiados. De acuerdo con SIM, el médico no tenía contacto directo con pacientes con ébola y siguió estrictamente todos los protocolos establecidos para evitar el contagio, por lo que hasta el momento se desconoce de qué manera se contagió.

Los doctores Nancy Writebol y Kent Brantly fueron dados de alta el mes pasado del Hospital Universitario de Emory, en Atlanta, tras ser tratados durante tres semanas de enfermedad y convertirse en los primeros humanos en recibir el medicamento experimental ZMapp.

El brote de ébola que afecta actualmente a Liberia, Sierra Leona, Guinea Conarky y Nigeria ha sido catalogado como el peor desde que se descubrió el virus en 1976 en la República Democrática del Congo (RDC), ha causado al menos 1.552 muertes desde el mes de marzo. (Efe)