Martes, 16 de Enero del 2018. Guayaquil, Ecuador
Emprendedores
el-joven-recordo-que-comenzo-como-vendedor-ambulante-y-luego-formo-su-propio-emprendimiento-_761_573_1537600

12 enero, 2018

Con ingenio y dinamismo, jóvenes se destacan en distintos ámbitos

La juventud paraguaya celebra mañana su día y en esta serie presentamos algunos casos emblemáticos de quienes demostraron que cuando se quiere, se puede. Una joven que lucha para terminar sus estudios, otro que eligió la animación infantil, otro que arriesgó y lanzó su negocio propio y un grupo que apuesta a la solidaridad

De vendedor a microempresario

SAN ESTANISLAO (Sergio Escobar Rober, corresponsal). Un destacado joven santaniano que comenzó de vendedor ambulante logró convertirse en un exitoso empresario luego de varios años de sacrificio trabajando como distribuidor y cobrador para una empresa privada. El talentoso emprendedor es especialista en forrados y bordados de termos de todas las variedades que son distribuidos en los distintos puntos del país.

Se trata de Demetrio Sosa, de 29 años, del barrio Ycua Pa’i de esta ciudad, conocido por ser de familia muy trabajadora.

La gente aún recuerda la época en que el joven distribuía los artículos en los barrios y cobrada en cuotas a los compradores. Pero hace siete años formó su pequeña fábrica artesanal en un salón del mercado municipal de esta ciudad, donde en principio las confecciones solamente se hacían por pedido, y posteriormente se convertiría en una excelente industria.

Demetrio reconoció que no fue fácil conseguir mejorar su industria y que mediante su perseverancia pudo sobresalir con las pocas herramientas de las que disponía.

Señaló que actualmente emplea a muchos jóvenes y padres de familias santanianos. Los productos confeccionados se distribuyen en todo el departamento de San Pedro, y también en Concepción, Candindeyú, Guairá y otros puntos del país.

Tiene la magia de hacer reír

Reservar turno con él es todo un reto ya que cuenta con reservas para hasta el próximo año. Con la agenda llena los siete días de la semana, con un promedio de cuatro eventos por día, Pedro José Bareiro Bobadilla, más conocido como “Pedrito”, se gana la vida haciendo reír a niños, jóvenes y adultos. Según comenta, sus inicios en el mundo del entretenimiendo infantil no fueron nada fáciles ya que no contaba con los recursos suficientes para desplegar todo su talento.

Pero con el tiempo logró adquirir sus propios instrumentos, se capacitó y es conocido por su diferencial servicio como payaso. Indica que además de cumpleaños, cubre bodas y otros acontecimientos, ofrece servicio de globo loco, cama elástica, tobogán gigante, carita pintada y globoflexia. Pedro se recibió de técnico agromecánico y agropecuario, que lo ejerció por un tiempo. Actualmente se hizo de espacio para estudiar inglés.

Relata que los clientes llaman cuatro meses o con un año de antelación para reservar. “Pienso que la gente me elige por varias razones, por la pasión que le pongo a lo que hago, por hacer como mío su cumpleaños, sentirlo y vivirlo como si fuese mi hijo/a el que esta de cumpleaños”.

Aconseja a los jóvenes a no rendirse por cualquier adversidad que se presente y que logren perseverar.

Se paga sus estudios vendiendo yuyos

ACAHAY, Dpto. de Paraguarí (Aldo Lezcano, Corresponsal). Una estudiante universitaria de nombre Romina Edith Ruiz Díaz Fretes (19) se constituye en ejemplo de vida y de trabajo. Con lo que gana honestamente en la venta de remedios yuyos para el mate y tereré solventa sus estudios y ayuda a la familia.

Su puesto se encuentra en el desvío a La Colmena, en el centro. En la actualidad Romina cursa el segundo año de Licenciatura en gestión pública en la Universidad Nacional de Villarrica del Espíritu Santo, en la filial Carapeguá.

La joven, quien reside en la compañía Ñuai, expresa que siempre estuvo familiarizada con el rubro, ya que acompañaba a su abuela Felicia (+) desde pequeña a llevar los yuyos al mercado de San Lorenzo. Contó que incluso les tocó dormir varias veces sobre cartones en las calles del mercado. Hace cuatro años, con la idea de solventar sus estudios y ayudar a la familia tuvo la idea de instalar su puesto de venta al lado de una casilla donde su madre vende empanadas y golosinas.

“No soy presumida para encarar un trabajo digno y honesto. Salvo los gastos que demanda mi estudio y mi viaje a Carapeguá; ayudo a mi familia, en especial a mi hermana que es sordomuda”, cuenta. Revela que su sueño es terminar sus estudios y tener oportunidades laborales para mejorar su calidad de vida.

La ejemplar joven insta a su generación a ser sanos constructores de una sociedad mejor y a ingeniarse en caso que no consigan trabajo. Romina se levanta a las 04:00 de la mañana y apenas termina su jornada laboral se alista para ir a la facultad. Dice que completa sus horas de sueño camino a su estudio y que apunta a más desafíos para destacarse.

En el sur promueven acciones solidarias

ENCARNACIÓN (José Miguel González, de nuestra redacción regional). El Grupo Nativa es una empresa multidisciplinaria creada por jóvenes encarnacenos y que apunta al crecimiento colaborativo. Anualmente contribuyen con su comunidad con importantes inversiones. Bajo el lema “emprender no es una ciencia ni un arte, es una práctica”, los jóvenes impulsan la cultura del dinamismo a través de la formación y el networking para los emprendedores.

“El concepto de Vanguardia ha sido siempre apoyar una causa social con lo recaudado”, dijeron los coordinadores generales Johanna Bakounovitch y Miguel González Ayala. La primera organización, en 2015, fue “Vanguardia moda y diseño” y el dinero que se logró colectar se invirtió en cursos para 30 mujeres del barrio San Antonio Ypecurú, zona del vertedero municipal de la ciudad. El año pasado organizaron “Vanguardia Gourmet”, dirigida a emprendedores gastronómicos. Con lo recaudado, se dotó de una cámara frigorífica al Hospital Regional de Encarnación. El proyecto demandó una inversión total de G. 42 millones, de los cuales G. 30 millones fueron donados por el Grupo Nativa y el restante se consiguió mediante padrinazgos. La nueva infraestructura permite almacenar y conservar en frío una gran cantidad de alimentos.

Este año, “Vanguardia Arte y Cultura”, a llevarse a cabo los días 17 y 18 de noviembre en el Hotel Savoy, en la capital del Itapúa, prevé recaudar la suma de G. 57 millones, en este caso con la meta de instalar una sala multisensorial para el Centro de Ayuda al Discapacitado (Cenade), que beneficiará a miles de niños y adultos para el tratamiento de estimulación con las herramientas que serán adquiridas.

- ABC Digital