Miércoles, 19 de Septiembre del 2018. Guayaquil, Ecuador
Economía
El ministro de Trabajo de Ecuador dijo que al momento 1500 personas ejercen actividades bajo la modalidad de teletrabajo.

El ministro de Trabajo de Ecuador dijo que al momento 1500 personas ejercen actividades bajo la modalidad de teletrabajo.

12 enero, 2018

Gobierno de Ecuador relanza programa del teletrabajo

Al momento existen 1.500 contratos registrados bajo esta modalidad en Ecuador y, según dijo el ministro de Trabajo, se aspira a que en este año se llegue a los 6.000.

Quito. Desde hace dos años, Wendy Trejo realiza sus actividades laborales desde su hogar, para una empresa privada de seguros, lo cual le permite ser productiva, tener ingreso y cuidar a su hija que tiene discapacidad.

“El teletrabajo me ha ayudado muchísimo, porque mi hija necesita de mucha atención, es lo mejor que me ha pasado. Voy dos años en teletrabajo y rindo más porque me concentro más. Además, gasto menos tiempo y dinero en el traslado.”, relató al reconocer la efectividad de esta modalidad laboral que fue relanzada este jueves por el Ministro de Trabajo, Raúl Ledesma.

En este marco,  junto al presidente de la Asamblea Nacional, José Serrano; el presidente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas, Edison Garzón; y varios asambleístas; el ministro entregó reconocimientos a varias empresas.

Ledesma sostuvo que al momento existen 1.500 contratos registrados bajo esta modalidad en Ecuador y aspira a que en este año la cifra ascienda a 6.000. "Es una cifra importante, pero estamos seguros que lo vamos a lograr”.

Dijo que han conversado con el sector de los empleadores y de los trabajadores y se estima que el 90% de esos contratos se firmen en el sector privado.

Explicó que el teletrabajo tiene dos opciones: parcial y permanente. La primera, por ejemplo, permite que una vendedora o comisionista siga trabajando parcialmente desde su casa durante su período de lactancia, "y cuando termine ese período pueda seguir haciéndolo desde la empresa donde tiene un espacio físico”.

En la segunda opción pueden aplicar, por ejemplo, madres de familia o estudiantes. En este caso implica que existirá un contrato registrado, con todos los beneficios de ley, con la única diferencia de que en lugar de ocupar un espacio físico en una empresa, lo harán desde su casa.

Esto, además, soluciona un problema de falta de espacio físico en algunas empresas. Aclaró que eso no implicará cambio de contrato, ni despido de trabajadores.

Serrano recordó que Brasil tiene al momento 10% de trabajadores en teletrabajo como instrumento de relación laboral permanente. “Sin producción no hay trabajo por lo tanto, debemos dar herramientas a los empresarios y comerciantes para que sin generar disminución de derechos, puedan producir más y también acceder a otros mercados”, explicó.

El presidente de la Cámara de Comercio de Quito, Patricio Alarcón, indicó que esta modalidad es positiva y disminuye costos.

El proyecto se presentó por primera vez en 2016, durante el gobierno del expresidente Rafael Correa.  (ANDES/LA NACIÓN)