Domingo, 19 de Agosto del 2018. Guayaquil, Ecuador
Deportes
El francés es una de las figuras del Argentina Open; es la primera vez que juega en nuestro país por los puntos Crédito: agencia AFV

El francés es una de las figuras del Argentina Open; es la primera vez que juega en nuestro país por los puntos Crédito: agencia AFV

14 febrero, 2018

Gael Monfils, el hombre detrás del show en el Argentina Open: “Soy un bendecido por jugar al tenis”

Imponente por estatura (1,93m) y contextura, Gael Monfils tranquilamente podría ser confundido con una figura de la NBA, al estilo de Carmelo Anthony, su ídolo.

El francés adora el básquetbol y es fanático de New York Knicks. También le encanta el fútbol, y podría haber seguido los pasos de Rufin, su padre, nacido en Guadalupe y que, según cuenta Gael, llegó a jugar en la Ligue 1 francesa. Pero Monfils se dedicó al mundo de las raquetas y es un muy buen tenista. Llegó a ser el número 6 del mundo y actualmente ocupa el puesto 43º del ranking; una posición injusta para su capacidad y talento, que muchas veces se ha visto perjudicado por las lesiones, que le han impedido llegar aún más lejos. Pero el francés no se queja, y por el contrario, en una charla con LA NACION, dice que se siente "bendecido" por jugar al tenis.

Monfils es una de las figuras del Argentina Open. Para los memoriosos, no es la primera vez que Monfils desembarca en nuestro país. Jugó una exhibición, la Copa Peugeot, a fines de 2011, en el Buenos Aires Lawn Tennis Club. Pero esta vez, en el mismo escenario, la apuesta es distinta. Es la primera vez que Monfils viene a jugar por los puntos, lejos del frío europeo, e incluso de los torneos indoor que se juegan en su país. Empezó 2018 con un título en Doha, luego cayó en la segunda rueda del Abierto de Australia, ante Novak Djokovic, y la semana pasada estuvo en Quito, donde se despidió temprano, en cuartos de final.

"Vine porque quería empezar a jugar en polvo de ladrillo. Es una superficie que se me da bien, también quería jugar en Sudamérica, que es algo que le faltaba a mi carrera, y pensé que este era un buen momento. Respecto de lo que sucedió el año pasado, tuve problemas con mi rodilla derecha, y por eso pensé que era mejor jugar en canchas lentas, y también que Buenos Aires era una buena opción", cuenta Monfils. El estreno fue un auspicioso triunfo por 6-1 y 6-4 sobre el uruguayo Pablo Cuevas, un rival nada accesible para una primera rueda, pero el francés se mostró más consistente y sólido, con apenas un par de toques de su estilo, tan versátil como impredecible. En la segunda ronda se enfrentará con el serbio Dusan Lajovic.

LA NACIÓN ARGENTINA